[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

De la conducta judicial

opinion

¿Predican con el ejemplo?

Hace poco me compartieron el Código Modelo de Conducta Judicial de la American Bar Association (ABA) – la barra de abogados de EE. UU.

En el preámbulo se sostiene que el sistema legal se fundamenta en el principio de que un poder judicial independiente, imparcial y competente, compuesto por hombres y mujeres con integridad, interpreta y aplica la ley que rige a dicha sociedad. Así, el poder judicial juega un papel central en la preservación de los principios de justicia y el Estado de derecho.

Agrega que los jueces, de forma individual y colectiva, deben respetar y honrar la función judicial como un cargo de confianza pública y que deben luchar por mantener y mejorar la confianza en el sistema legal. En todo momento deben aspirar a una conducta que asegure que el público tiene la mayor confianza en su independencia, su imparcialidad, su integridad y su competencia.

Este Código por eso es una normativa ética y deontológica que se espera sean los propios jueces quienes lo conozcan, lo respeten y lo apliquen en el ejercicio de su conducta dentro y fuera del tribunal. Ahora que terminó la visita de la vicepresidenta Harris y su comitiva, donde uno de los temas de su agenda fue la insistencia en la independencia de los togados, podría uno preguntarse si lo que predican los estadounidenses es algo en lo que ya son convertidos.

Con lo que he podido conocer y estudiar sobre el sistema judicial en EE. UU., especialmente, en lo que se refiere a su famosa Corte Suprema de Justicia, me parece que la respuesta a la interrogante anterior debe responderse en forma afirmativa. En el coloso del Norte han comprendido, según mi parecer, que esos enunciados a los que me refería antes son absolutamente ciertos. No son solamente una “desiderata deontológica”. 

Los jueces de dicho país, tanto estatales como federales, en general, cuidan enormemente su reputación y velan ciertamente por su independencia no importando quien los haya elegido. Pero, ¿qué decir de la población de dicho país? ¿Creen verdaderamente que sin jueces independientes se pone en riesgo la administración de justicia y el Estado de derecho? Me parece que nuevamente la respuesta es afirmativa. De hecho, los jueces, especialmente los de la más alta Corte de dicho país, no solamente son muy respetados, sino admirados. Nuevamente, me parece que la vicepresidenta Harris tenía autoridad moral para plantear exigencias en la materia, en representación de su Gobierno y el pueblo norteamericano.

 

El punto esencial de esta columna es que la independencia judicial debe defenderse y respetarse tanto “desde adentro” como “desde su entorno social”. Quizás el primer ámbito sea el más importante, pero, en nuestro caso, los guatemaltecos en general, ¿comprendemos que parte de nuestras obligaciones constitucionales es respetar sin excepción alguna la independencia judicial? 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
5 minutos
noticia
La sostenibilidad: un tema prioritario para las empresas en América Latina
noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Víctimas de accidentes viales mantienen presión para transportistas adquieran seguros

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Enfermero: “Tenía órdenes de no despertar a Maradona”

otras-noticias

Este gato entabla una improbable amistad con un cachorro

otras-noticias

Luis Enrique: “Morata ha realizado un buen partido”

otras-noticias

Publicidad