[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El Diluvio

opinion

“Después de nosotros, el diluvio”.

A Luis XIV de Francia (el Rey Sol), uno de los ejemplos históricos del poder absoluto, se le adjudican frases como: “El Estado soy yo”. Alucinaba creyéndose el ungido de Dios, donde el Pueblo silenciado dependía de su bienestar personal. A Madame de Pompadour, amante y consejera de Luis XV, se le delega haber dicho: “Después de nosotros, el diluvio”. Eso cuando el descontento popular presagiaba un inminente estallido social que anunciaba final. El mensaje era claro: no les importaba lo que ocurriera después de sus días de poder. Sin ellos, que se cayera todo. Una plena y absoluta condensación del egoísmo político. 

Pues, al parecer, este mal va rodando de era en era y nos alcanza hasta nuestros días y hasta estas accidentadas tierras. En pleno siglo XXI, ya avanzado, por cierto, pululan de aquellos. Berrinches, autoritarismos trasnochados que jamás comprendieron lo público, lo auténtico de un cargo y la responsabilidad que ello conlleva. (“Si no estoy en el poder, que se caiga todo”; “Al carajo con todo con tal de garantizar mi propio beneficio”.)

Malaya un líder que pensara a largo plazo, que hiciera Estado y viera prosperidad de país en ruta, a futuro. Malaya aquel que, con batuta en mano durante su corto tramo, diera todo de sí pensando en bonanza para las mayorías, entendiendo que solo son “aves de paso”. 

Pero terrible es el autoritarismo cuando un mandatario decide simplemente no afrontar los problemas que embargan a toda una población. Cuando culpa a los demás de sus propios errores. Cuando intenta anular la crítica a toda costa. Sobre todo, cuando enfrentamos las consecuencias de un Estado tan débil, tan incapaz de hacerle frente a la crisis. A las constantes crisis.

Ya ni las apariencias importan, el descaro desbordó y el futuro les viene sin cuidado. “El Estado soy yo”, y con esa lógica lo adaptan a su medida, sin importar destruir toda institucionalidad, toda independencia de poderes, todo sistema, todo lejano concepto de República. 

La pobreza no les importa, el hambre no les importa, la vacuna no les importa… Sí, el pacto de corruptos es una aplanadora que pasa sobre el bien común lacerando el porvenir. ¡Qué cantidad de imitadores han perfilado en este triste mapa! 

Quienes supuestamente gobiernan tienen una opinión tan trascendental de sí mismos creyéndose invencibles, todopoderosos. Demasiadas réplicas, a pesar de que nos separan miles de kilómetros y siglos ya. Dispuestos a destruir lo poco que quedaba, van contra aquello que les obstaculiza sus febriles intereses, personales gustos y “placeres”. Ese constante tonito de molestia y apatía del presidente en cada entrevista es emblemático, un buen ejemplo. Evidencia la incapacidad de escuchar, de atender. Además, con tantos funcionarios y ministros jugando a reyes, haciendo torrentes…

Piñata, golpe tras golpe, aniquilación de lo poco bueno que queda. Sí, retomar el poder del Pueblo es lo preciso. Lo urgente. (¡No más monarcas!)

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
El ejército de Birmania justifica golpe de Estado ante presión internacional

El jefe del ejército de Birmania calificó este martes de “inevitable” el golpe de Estado, pese a las condenas internacionales y la amenaza de sanciones de Estados Unidos antes de una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU.

noticia Redaccion/elPeriódico
Más de 2 mil plazas estarán disponibles en la Expo Empleo Nacional

La actividad se extenderá por tres días y en esta participarán 15 empresas.

noticia Mario A. Garcia Lara
No hay que esperar a que la agenda nos la impongan desde el norte

De no hacerlo, es probable que el gigante del Norte ejerza su musculatura para imponer soluciones diseñadas desde allá.



Más en esta sección

5 Minutos

otras-noticias

Denuncian irregularidades en la vacunación

otras-noticias

Kevin, cuarto del mundo

otras-noticias

Publicidad