[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Punto de quiebre

opinion

Con esta visita se define la postura del Norte.

La llegada de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, despierta las emociones de diversos grupos de la sociedad guatemalteca. Hay quienes depositan sus esperanzas en esta visita; otros, –que sintieron un espaldarazo con la administración republicana y se sienten hoy amenazados–, la consideran una intromisión en los asuntos internos del país. Estoy convencido de que ambos están equivocados, pues los intereses de la región son y siempre han sido secundarios a los de Estados Unidos. En Centroamérica padecemos los efectos de las políticas que no siempre se alinean con los mismos sectores, circunstancia que nutre aún más nuestra lamentable polarización. La agenda parece ser la misma que la de la administración del presidente Donald Trump, solo que políticamente correcta al utilizar la retórica de profundizar en las causas de la migración en vez de la controversial postura de levantar una barrera física. Mientras escribo estas líneas, la visita de la Vicepresidenta se está realizando, pero desde ya me atrevo a predecir que su desenlace será una decepción para la mayoría, tanto en nuestras latitudes como en el Norte. ¡Ojalá me equivoque!

Las causas que generan la inmigración ilegal de centroamericanos son ampliamente conocidas por el Gobierno estadounidense, sea este demócrata o republicano. En temas migratorios, la agenda suele ser bipartidista. De igual manera, es necesario recalcar que de nuestra condición existente, la intervención estadounidense también es responsable. Abordar las causas de la inmigración supone llegar a la raíz del sistema que ellos, históricamente, de alguna manera han avalado o ignorado. Hoy la situación se sale de control y pone el dedo en la llaga electoral, arriesgando así la continuidad demócrata en Washington. Es por ello por lo que se debe desmitificar la retórica estadounidense y prepararnos para lo que se avecina. 

No es lo mismo abordar el tema de la “seguridad nacional” que el de las causas que generan la “inmigración ilegal”. El primero requiere de barreras físicas y controles fronterizos. El segundo exige que los países que originan dicha inmigración, creen las condiciones que desestimulen su diáspora. Una barrera física siempre tendrá el agujero por donde se cuele la mano de obra que hace competitiva la fuerza laboral de ese país. Es un tema de oferta y demanda, sin embargo, solo se habla de la oferta y se deja por un lado la demanda. Ya que estamos en el tema de oferta y demanda, lo mismo aplica para el tráfico de drogas. Se combate el suministro y el trasiego en los países sudamericanos que crean la oferta; nada se hace por combatir la demanda que indiscutiblemente es americana. Negar que esta es una relación simbiótica es imposible. Tanto beneficio traen las remesas que envían desde su ilegalidad los centroamericanos a sus países, como a los empresarios americanos que los contratan. Si de verdad queremos sacar provecho en ambos lados, debemos empezar a llamar a las cosas por su nombre, siendo transparentes con la agenda y las rutas que se pretenden trazar. 

Nuestro Gobierno apoyará el combate al narcotráfico, reforzará los controles fronterizos y, al parecer, se convertirá en “país seguro” para los retornados y aquellos que buscan asilo en Estados Unidos. Estados Unidos por su parte ofrece invertir en la región; y según sueñan algunos ingenuos, se mantendrá al margen en temas internos de justicia. ¿Es en serio? Si es así, es evidente que las verdaderas causas de la inmigración ilegal quedarán a la deriva, a menos que el norte somate de una vez por todas la mesa y deje claro que su promesa y amenazas van en serio. 

Los liderazgos de la región centroamericana no van a hacer los cambios sin la motivación correcta y puntual de quien, por obvias razones, tiene el sartén por el mango. Si la visita de la Vicepresidenta no deja en claro que la corrupción y la impunidad tendrán tolerancia cero en su mandato, y que los efectos de no acatar sus peticiones serán drásticos para nuestras economías, habrá avalado la cleptocracia y a quienes viven de ella. Con la motivación correcta, es posible que nosotros arreglemos nuestros problemas. De ser así, empezaremos a ver sacrificados a los que envalentonados se fueron de frente y pensaron que la impunidad sería perpetua. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Nicaragua define sus autoridades electorales departamentales y regionales

Los miembros de los Consejos Electorales Departamentales y Regionales estarán a cargo del manejo de las elecciones en cada jurisdicción.

noticia Europa Press
Uno de los protagonistas de Harry Potter “se avergüenza” de su interpretación en la saga
noticia IN ON CAPITAL
S&P 500 y Nasdaq cierran con récords

Cualquier cambio en la Fed puede alterar los mercados.



Más en esta sección

Rechazan otra solicitud de retiro de antejuicio planteada en contra de Erika Aifán

otras-noticias

Video: comunitarios se unieron para sacar un vehículo de un barranco

otras-noticias

“Lo estábamos esperando, señor Bond”: el agente 007 vuelve tras retraso por la pandemia

otras-noticias

Publicidad