[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Pueblo abandonado y regañado

opinion

Soñar que el TPS puede estar sobre la mesa

Giammattei trabaja para el Pacto de Corruptos, no trabaja para el pueblo. No le importa que los infectados del COVID-19 estén desatendidos, ni que la compra fallida de vacunas sea un bochornoso acto de antología. Él no se inmuta ni le apena. No le importa.

Eso sí, atrévase usted, ciudadano de cualquier condición y creencia, a preguntarle por qué no ha comprado las vacunas, y le responderá iracundo que la culpa es suya porque no quiere vacunarse. El regaño le habría despertado la duda y al día siguiente, con o sin cita, acude al centro de vacunación, y después de horas de espera le dicen que el sistema colapsó. Ya no le preguntará a Giammattei qué pasó. Conoce la respuesta: usted tuvo la culpa, ¿por qué no regresó a su casa si vio tanta gente? ¿o será que conspiró con sus vecinos y con desconocidos para colapsar el sistema?

Ha de ser una experiencia rara cubrir como periodista la fuente de la Presidencia. Estar expuesto a la mirada punzante porque su medio no publicó la exclusiva de que este es el gobierno más honrado e incomprendido. Recibir reproches con nombre y apellido –en clave de amenaza– porque se hace periodismo de fondo. Que el Presidente nunca aguanta una repregunta, da la espalda y se va refunfuñando.

Del otro lado de la moneda está el tejido del poder absoluto y el puntual pago de onerosas deudas de campaña. El tejido del poder es eficaz porque teje el manto común de impunidad y, a la vez, de persecución de supuestos enemigos. Pero la ineficacia en la compra de insumos, equipos y medicamentos que no son del otro mundo tiene otras explicaciones.

Como el pueblo no importa, espera y todo lo aguanta, los voraces del Pacto se pelean, se machucan la cola y meten la pata con más frecuencia de lo que se supone. De los voraces hay tres especies: está el primer círculo, los que cobran deudas de campaña y los que cobran votos en el Congreso. La pandemia abrió inesperados y desproporcionados negocios que no tenían dueño, y por otro lado las tres especies de truhanes se cruzan las líneas en todos los campos aprovechando el desorden.

A primera vista el esquema de poder parece aplastante e implacable, pero es más frágil de lo que aparenta. Para ser exitoso requiere inocular miedo en la sociedad y que ese miedo sea eficaz, es decir, paralizante. De lo contrario al barquito se le cuela el agua por todos lados. 

Confieso que mi intención era escribir sobre los grandes chances de conseguir el Estatuto de Protección Especial (TPS) para decenas de miles de migrantes guatemaltecos. Antes de teclear me pregunté, ¿lo empujará Giammattei? Sería un buen tema de conversación con la vicepresidenta Kamala Harris. Pero Giammattei no quiere al pueblo, él quiere a su ego y solo atiende su fuente de poder, el Pacto de Corruptos, por eso no parece factible. Aunque pocas veces he deseado tan fervientemente equivocarme.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europapress
Anillos de árboles revelan 800 años de patrón climático en ríos de Asia
noticia SPUTNIK
Un Sambódromo de Río vacío se ilumina en memoria de las víctimas del COVID-19
noticia Redacción / elPeriódico
Casino en Guatemala sirvió para reuniones de red de lavado de dinero

Seis ciudadanos chinos fueron acusados en 2020 de participar en el blanqueo de US$30 millones.



Más en esta sección

Los olvidados limpiadores inmigrantes de la Zona Cero

otras-noticias

Jueces han concedido la libertad anticipada a más de 2 mil condenados

otras-noticias

EE.UU. aumentará “vuelos de deportación” para inmigrantes

otras-noticias

Publicidad