[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Más espanta su parcialidad

opinion

Otra orilla.

El miércoles reciente, durante su entrevista con la agencia ‘Reuters’, el mandatario señaló que “existe una politización con sesgo de izquierda de la lucha contra la corrupción”. Agregó:” Juan Francisco Sandoval  permite que sus creencias políticas marquen su función y que varios casos demuestran que la justicia se administra de manera selectiva”. 

Cabe preguntarse, qué motivación tiene el mandatario para expresar tan irreflexivas aseveraciones. Peor. Pieza de qué sorpresivo rompecabezas le toca a él encajar para que al final del siniestro plan ese fiscal salga del Ministerio Público de la forma más orquestada por grupos afectados por corruptos y, sin embargo, justificada por las actuales magistraturas de justicia.

Irreflexivas porque él, como la primera autoridad de todos los guatemaltecos, aunque frecuentemente se le olvide, no debiera emitir opinión sobre un caso tan delicado y burdo, –por contradicción–, como rastrear las actuaciones de  Sandoval  y de los pocos magistrados y jueces que aún contra esa persecución abierta o solapada se mantienen desempeñando un trabajo digno y honesto. Toda esa injusta acción, porque no sirven incondicionalmente al Pacto de autócratas, corruptos que ahora se empeñan en totalizar y perpetrarse en el  poder.

Irreflexivas, porque él no es abogado, nunca trabajó como fiscal e ignora cuánto tiempo toma armar un caso para juntar pruebas para acusar a un sujeto de venal o susceptible a la corruptela. Sandoval tiene 10 años de trabajar en el MP y seis de ser el fiscal Contra la Corrupción su trabajo es develar los más sorprendentes casos de corrupción incrustados en el poder desde los tiempos de Portillo, Colón, Pérez Molina, Baldetti y Morales. Poderosos que han organizado sus claques a base de multiplicar prebendas y coimas. Muchos están en prisión y, si están presos es porque los jueces los han condenado. No comentar los fraudes de candidatos para alcanzar una magistratura en el TSE.

Señalar de ser de izquierda o de derecha a las personas que no piensan, ni actúan en concordancia con las actuales imposiciones de los grupúsculos poderosos es el último San Benito que se maneja para no complicar los  fines de ese poder absolutista.

Más impresionan al pueblo las parcialidades por las que se inclina el gobernante: mantener como Ministro de Desarrollo a un sujeto inmoral y deshonesto; no escuchar las denuncias por los grandes negocios  en el Ministerio de Comunicaciones; no dar explicaciones por la ingenua negociación con el intermediario ruso por US$78 millones;  sí es un método de parcializar las decisiones que debieron ser participativas y congruentes.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Méndez Vides
Línea de fuego

Viaje al centro de los libros.

noticia Isela Espinoza/ elPeriódico
Programas de CMI Alimentos impulsan el emprendimiento
noticia
Récord histórico de remesas familiares


Más en esta sección

AEU recolectará firmas para declarar “non grata” a la fiscal general

otras-noticias

Estuardo Gálvez pide salir de prisión

otras-noticias

Usac iniciará vacunación de sus estudiantes el próximo lunes

otras-noticias

Publicidad