[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Potenciales nuevos aliados de Washington

opinion

Para obtener resultados diferentes.

La vicepresidenta Kamala Harris vendrá el próximo lunes bastante bien enterada sobre Guatemala y la zona del corredor migratorio. Desde mediados de abril se ha reunido en Washington con diversos sectores que conocen a fondo la subregión y logró una convocatoria nutrida de potenciales inversionistas extranjeros. Son gestos de buena voluntad para acercarse a una región quebrantada en su sistema político y económico, y que tiene una ventana oportunidad en los próximos dos años. 

En una visita normal de Estado, del otro lado de la mesa estarían solo los representantes del gobierno anfitrión. Desde hace un par de décadas eso no sucede, menos ahora. La Vicepresidenta se reunirá también con representativos de la sociedad, líderes sociales y empresariales, aunque no necesariamente directivos de las cámaras tradicionales. Desde hace un par de años CACIF ya no es el interlocutor único de Washington en el mundo empresarial.

En la diplomacia, los símbolos hablan. No hay un interlocutor que monopolice la atención, cooperación y compromisos de Washington, que entiende que la sociedad es diversa y la organización del gobierno central no es capaz de enfrentar los desafíos del desarrollo y la seguridad. Van a requerir el concurso de amplios sectores, algunos de los cuales Giammattei desdeña, como los pueblos indígenas. Aunque el abanico de interlocutores sociales y económicos sigue siendo estrecho, por ahora, el mensaje es que deben ser tomados en cuenta.

Y la verdad es que si lo que se busca es construir una estrategia de desarrollo y seguridad sostenibles ya no hay que acudir a los de siempre, que siempre esperan resultados diferentes haciendo lo mismo que ha llevado el país al fracaso. Un ejemplo es el Plan Alianza para la Prosperidad que se dejó en manos de los gobiernos y sus aliados convencionales, y no hubo mayor novedad, salvo la petición de ayudas no reembolsables por US$20 millardos, dizque para ejecutar en cuatro años.

Si Estados Unidos quiere alentar proyectos y políticas sostenibles, tiene que volver la mirada hacia emprendedores y proyectos locales, cuya única limitación es su escala pues los gobiernos no aprenden de ellos, no los incorporan a sus programas permanentes ni los adaptan a las micro-regiones. Para mencionar pocos ejemplos, las escuelas de doble jornada de Fe y Alegría, que restan militancia a las maras: enseñan las cuestiones básicas, más artes y oficios. El Programa Forestal Maya que involucra a los jóvenes de varias regiones en prácticas sustentables de manejo de bosques. CDRO en Totonicapán, que es un ejemplo de desarrollo integral comunitario desde hace más de 40 años.

Empresarios también no convencionales que entienden que sus negocios crecen y se sostienen sí y solo sí pagan salarios decentes, a diferencia de los depredadores que hacen como que pagan y, en consecuencia, los trabajadores hacen como que trabajan. Washington debe abrirles la puerta.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Édgar Gutiérrez
Sin proyecto de país

La democracia bajo siete candados

noticia Editorial
Designación del presidente del IGSS
noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Edwin Asturias recomienda restricción de movilidad ante alza de casos positivos por COVID-19


Más en esta sección

Día Mundial de las Playas: cinco playas que promueven el cuidado medioambiental

otras-noticias

La cápsula Dragon vuelve con éxito con la primera misión civil en el espacio

otras-noticias

Vídeo | Un motociclista cae bajo las ruedas de un autobús, pero sale ileso

otras-noticias

Publicidad