[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El caso de Yani

opinion

“Promesa de fortuna fácil y rápida donde impera la desocupación”.

En agosto del 2020, en medio de la pesadilla de la pandemia, Yani (un personaje de película de narcos) fue deportado de Estados Unidos a San Pedro Sula, Honduras, luego de haberse declarado culpable de lavado de dinero para el Cartel Los Cachiros y de haber cumplido su condena. Pero fuera de toda lógica fue recibido con aplausos por los liberales, y un año más tarde lo postularon para competir en su representación por la Presidencia, y enfrentará en noviembre a Nasry y Xiomara.    

Con Yani se moderniza el refrán de “abuelo electricista, padre potentado, hijo narco”, porque el candidato es nieto de un rumano inmigrante, Yankel Rosenthal, que encontró en Honduras un lugar para establecerse huyendo de la guerra y la persecución judía, y abrió la tienda Siga la Flecha, que prosperó y en manos del hijo, el magnate Jaime Rosenthal, se convirtió en un imperio de alrededor de 50 empresas.   El potentado fue vicepresidente, pero no pudo alcanzar la Presidencia, ambición que tras morir en el 2019 heredó al hijo que purgaba cárcel en el Norte.   

La inmensa fortuna de los Rosenthal se desplomó o tambaleó en el 2015, cuando Estados Unidos acusó al casi combo musical:  Jaime, Yani y Yankel, (patriarca, hijo y sobrino) de vínculo con traficantes de narcóticos. El patriarca logró ser acusado en el país, con prisión en casa por la edad para no ser extraditado; al sobrino Yankel lo atraparon en Miami y Yani se entregó y admitió la culpa y fue encarcelado. La red de negocios en Honduras se desarmó, y tras unos cuantos años de confusión Yani regresó deportado como líder político, completada su condena y pagada la multa de US$2 millones y medio, proponiendo, como en la Colombia de Escobar Gaviria, la bandera de no a la extradición, ya despojado de visa para ingresar al imperio, pero dispuesto a recuperar el poder con el apoyo del sistema judicial, el control de los negocios perdidos gracias a dudosas resoluciones de jueces aparentemente a su servicio.   

Es tan público el caso, que de ganar la Presidencia el susodicho, el descrédito podría afectar a toda la región. Lo que suceda en Honduras afectará la posibilidad de la reactivación económica del área, porque Centroamérica es un manojo de pequeñas naciones que no pueden sobrevivir solas, y solo asegurando el juego limpio y con certeza jurídica se podría lograr confianza, captar inversión extranjera, elevar el empleo, estimular la oportunidad y prosperar alejados de los negocios ilícitos que pudren a la sociedad con la promesa de fortuna fácil y rápida donde impera la desocupación. Muchas empresas guatemaltecas invirtieron en Honduras en las décadas pasadas, y ahora la deben de estar viendo negra. ¿Qué irán a decidir los hondureños?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Emma Gómez / elPeriódico
Bajan caudales en pozos de agua de Totonicapán

Vecinos y autoridades preocupados por reducción de aguas termales en los baños comunales, conocidos como La Waca, que está ubicado en la zona 3 de Totonicapán.

noticia María Aguilar
Un cansancio colectivo ahoga a Guatemala

Los verdaderos comerciantes de Guatemala nada le deben a la elite extractiva, oportunista y mezquina del país. 

noticia EFE
Panamá, IICA y arroceros firman acuerdo para reducir gases contaminantes

El objetivo es aportar en las Contribuciones Nacionales Determinadas que son los planes formales de acción climática de los países para contribuir a los esfuerzos mundiales que buscan mantener el aumento de la temperatura global bastante por debajo de los 2 grados centígrados.



Más en esta sección

5 Minutos

otras-noticias

Denuncian irregularidades en la vacunación

otras-noticias

Kevin, cuarto del mundo

otras-noticias

Publicidad