[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Un escritor en el destierro

opinion

Lado B

“Yo también tenía un alma y la perdí, por modestia”, leo al azar en ‘Los diarios del confinamiento’ que mi amigo José Mejía ha publicado en los últimos meses en la revista digital ‘Gazeta gt’. “Muy ‘Pepe’ la frase”, me digo. Muy nosotros, almas perdidas hace 40 años por los laberintos de una ciudad como París que poco o nada –o eso pensábamos– quería ver con nosotros. Tiempos en los que abjurábamos de premios y reconocimientos, en donde fracasar “divinamente” como  Rafael Cansinos Assens –amigo y contertulio de Darío y Gómez Carrillo y guía de un Jorge Luis Borges casi menor de edad– era la obligación de los “grandes espíritus”, o qué sé yo…”Destino”, le decíamos.

Hoy, tantos ríos de tinta después, me dio una alegría sincera saber que ‘Pepe’ fue condecorado el pasado jueves 27 de mayo por el senado francés con la “Medaille de la Haute Assamblée des personalités latinoamericaines résidents en France” (Medalla de la Alta Asamblea para personalidades latinoamericanas residentes en Francia, más o menos traducido). Un justo reconocimiento para este escritor, ensayista, crítico literario y doctor en Ciencias Sociales por la Escuela de Altos Estudios de París.

A ‘Pepe’ lo conocí justo hace cuarenta años, en los inicios de mi exilio parisino. Él pertenecía a una generación anterior a la mía, la de los setenta, protagonista de importantes rupturas en la literatura, el arte y el pensamiento guatemaltecos, que me habían influido bastante durante mi adolescencia. En aquel entonces él estaba muy interesado en la ciencia ficción y platicamos mucho de ‘Solaris’, la película de  Andréi Tarkovski basada en el libro de Stanisław Lem, y de las novelas de Philip K. Dick. Y así como platicábamos de eso, podíamos platicar de cualquier otra cosa, de Guatemala sobre todo, que era nuestra obsesión.

Eran los tiempos en que ‘Pepe’ comenzó a hacer una lectura a profundidad de los textos de Miguel Ángel Asturias que casi me citaba de memoria. El resultado fueron varios ensayos académicos y la edición crítica guatemalteca de ‘Hombres de Maíz’, un trabajo en verdad soberbio. También fueron los años en que trabajó a fondo los manuscritos de las novelas que fue publicando en la década final del siglo XX. La más importante, a mi parecer, ‘Al pie de la colina’, una visión bastante cruda de la Guatemala de los años sesenta y setenta, publicada en 1990 por la editorial Cultura y que merecería una nueva edición para conocimiento de los lectores más jóvenes.

Aunque es un gran lector y conocedor de las literaturas de muchos ámbitos geográficos, la gran pasión de ‘Pepe’ es la literatura nacional y, por derivación, la literatura latinoamericana, a las que les ha dedicado no solo su trayectoria intelectual y académica, sino su vida misma. Cuando lo conocí era capaz de llamarme a las dos de la mañana para compartirme un hallazgo sobre Cardoza y Aragón o sobre César Vallejo. No me hablaba el especialista, sino el lector insomne y apasionado, el que sabía que la existencia no tenía sentido, sino era para convertirla en literatura. Por eso me da gusto que lo reconozcan, aunque sea fuera de la patria, como una de las altas personalidades de las letras, cuyo magisterio sería valioso y necesario dentro del país.  

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Texas y Misisipi levantan orden de llevar mascarilla
noticia Europa Press
Este oso pardo se sube a un árbol de 18 metros motivado por un nido de pájaro

La escena resultó de lo más curiosa y llamativa para los espectadores.

noticia IN ON CAPITAL
Julio cierra con caídas y los mercados en incertidumbre

Wall Street cerró con la baja de Amazon.



Más en esta sección

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Erick Barrondo no pudo consumar otra hazaña

otras-noticias

Poesía guatemalteca: este es el nuevo libro de Carolina Escobar Sarti

otras-noticias

Publicidad