[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La “certificación” de Giammattei

opinion

Tendrá que hacer méritos para no perderla.

Para Giammattei recibir la visita de la vicepresidente Kamala Harris es una “certificación” de la primera potencia global, que no se ganó. Tendrá que hacer méritos para no perderla. No lo va a lograr solo moviendo tropas militares y policías a las fronteras para impedir el paso de migrantes. Esa es la emergencia, y de todos modos una respuesta poco funcional. Ni el despiadado Trump, ni siquiera la pandemia, pudieron contener las mareas de migrantes.

Giammattei tendrá que trabajar sustantivamente. Hasta ahora no ha demostrado que pueda hacerlo. Las instituciones siguen desmoronándose. En el contexto de la crisis sanitaria, es el primer presidente del periodo democrático que ha tenido recursos suficientes, y no los empleó en beneficio del pueblo. La gestión de la pandemia ha sido un desastre. El pueblo no quiere a Giammattei y por lo visto él tampoco quiere al pueblo.

Esa condición ruinosa no se va a detener en lo que resta de este periodo de gobierno. Entonces, ¿qué es sustantivamente lo que puede mantener “certificado” a Giammattei? En esencia, contener y dar marcha atrás al decidido socavamiento del Estado de derecho y de las libertades civiles y políticas que hay con sus aliados.

El jueves pasado hice una breve exploración de las raíces de la masiva migración irregular hacia Estados Unidos. Concluí que la gente busca la vida en otra parte porque el ascensor social acá está básicamente bloqueado (salvo el que ofrece la corrupción y el crimen) y la criminalidad sigue enseñoreada; pero el empuje de la creciente diáspora surge de la pérdida de esperanza de un cambio, por el mal gobierno y el sistema capturado de raíz.

El eje del cambio sostenible descansa en la política democrática, pero si se persigue a la disidencia y se le cierran los caminos a la prensa independiente, se extirpa la esperanza y se despiertan otros problemas de gobernabilidad. Quienes desean participar como agentes de cambio, están encontrando barreras como la inyección del miedo, campañas anónimas de difamación a través de ‘netcenters’, y persecución judicial maliciosa. 

Aumenta la desconfianza ciudadana hacia las instituciones. Algunas casi nunca la tuvieron, como el Congreso y el Ejecutivo, pero ciertas ramas se ganaron el reconocimiento público, como la PNC hasta hace tres años. El prestigio que adquirieron en la breve primavera de 2015/17 instituciones de contrapeso del Estado –como el MP, la CC, la propia Contraloría y, por el trabajo destacado de varios jueces y magistrados, también el OJ– se ha esfumado por razones obvias. La SAT más o menos se sostiene, sobre el futuro del IGSS no hay buenos presagios. Al PDH lo van a asfixiar financieramente un año antes de que finalice su periodo.

La “certificación” de Giammattei va a depender de su esfuerzo de gesticular como presidente democrático. No le será fácil pues le gusta controlar y tiene fijaciones con quienes considera sus enemigos. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Pide apoyo

El presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, pidió ayer a los japoneses “acoger y apoyar a los participantes” en los Juegos Olímpicos de Tokio.

noticia Paulo De León
Adictos
noticia
5 juegos para calmar a niños inquietos


Más en esta sección

Mario Vargas Llosa: Ecuador lo premia por su lucha por la libertad

otras-noticias

Universidad Da Vinci de Guatemala, celebrará “Congreso Alternativas a la Migración Irregular”

otras-noticias

Cinta inédita de John Lennon se subasta en Dinamarca

otras-noticias

Publicidad