[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

“Woke”

opinion

La cultura “woke” demanda una purga y ha infectado la mayoría de instituciones.

Las turbas “woke” la agarraron contra Peter Véliz y Manuel Villacorta.  El primero es un ‘influencer’ que se fue a vacunar a Miami.  El segundo fue candidato del partido fundado por R. Menchú y usó la frase “el chinito” para referirse a los chicos que atienden tiendas misceláneas.  Uno recibió odio inmerecido; y el otro conoció la naturaleza de su clientela electoral.

Lástima que no haya traducción para “woke”.

Ser “woke” es ser hipersensible a cualquier supuesta injusticia relacionada con las identidades colectivas. Según el punto de vista “woke”, la identidad de una persona no está determinada por sus elecciones, sus acciones y sus convicciones; sino por su raza, su género y su orientación sexual. Ser “woke” no significa simplemente oponerse al racismo, al sexismo y demás; significa abrazar una ideología particular. Si te opones al racismo y al sexismo, y no abrazas esa ideología, no eres “woke”, sino que eres parte del problema; así lo explica M. Dahlen en ‘A Woke New World’

Quizás te preguntes si los activistas “woke” no están, simplemente, pidiendo un trato igualitario para grupos marginados.  ¿No es su objetivo loable combatir el odio, los prejuicios y la discriminación…? El movimiento por la justicia social puede parecer noble porque aparentemente toma el lado correcto de un problema legítimo. Pero esta es una fachada. El problema con el movimiento es que redefine ilegítimamente conceptos básicos, proclama narrativas falsas y vende una ideología tóxica. Proyecta un aura virtuosa y brillante que enmascara un núcleo podrido y corrupto, dice Dahlen.

La cultura “woke” demanda una purga y ha infectado la mayoría de instituciones, no solo en Estados Unidos de América, donde nació, sino en otras partes del mundo –incluida Guatemala–. Ha infectado las artes y la educación, el periodismo y las empresas, las redes sociales virtuales y los deportes.  En ese ambiente, Dahlen nos recuerda que el único antídoto para una filosofía corrupta e irracional como la del movimiento “woke” es una filosofía racional, apoyada en la razón, la lógica, la objetividad y el libre albedrío. ¿Qué opinas?

¿Ya sigues twitter.com/luisficarpediem?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Militares en Colombia ejecutaron a más de 6 mil civiles

El 25 por ciento de los casos documentados se produjeron en el departamento de Antioquia (noroeste).

noticia AFP
Cinco cosas que hay que saber sobre la vacuna de AstraZeneca/Oxford
noticia AFP
Fieles en Michoacán reciben a nuncio apostólico y claman: “no nos olvides”

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

El “distanciamiento de lujo” reflota el mercado de yates en Dubái

otras-noticias

Diputado señala que el Mineduc necesita contratar a más de 39 mil maestros

otras-noticias

Biden llama a la OTAN a enfrentar “nuevos desafíos” lanzados por Rusia y China

otras-noticias

Publicidad