[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Vargas Llosa y Jorge Carpio eran favoritos pero…

opinion

Ambos no les hicieron caso a sus asesores que les recomendaron actuar de manera independiente.

A veces resulta interesante recordar a los jóvenes cómo en los años ochenta las dictaduras se reacomodaron en la región al transitar hacia un sistema democrático desde Chile hasta Guatemala para dar oxígeno a un Estado excluyente, algunos en guerra, pues era una salida airosa para recomponer la estructura de poder: cambiar sin cambiar la esencia

del sistema.

En las elecciones de 1989 en Perú y Guatemala los favoritos en llegar a la Presidencia eran el escritor Mario Vargas Llosa y el periodista Jorge Carpio, pero perdieron. La causa principal fue por haberse aliado con reconocidos políticos antiguos de derechas de vieja cepa, que los desacreditaron. Ambos no les hicieron caso a sus asesores que les recomendaron actuar de manera independiente y se apartaran de ellos sin tomarse más fotos a su lado. Sus fans de orígenes sociales diversos se volvieron “libertarios”, cuyo común denominador era estar contra un Estado que intervenía en la economía como la nueva moda.

Tanto Vargas Llosa como Carpio tenían pocos años de haber ingresado al ‘ring’ de la política y, de una u otra forma, encajaron con las ideas de Hernando de Soto y de Manuel Ayau, respectivamente en Lima y Guatemala. Don Hernando hablaba con acento extranjero y era ridículo ponerlo en un podio,  pero su éxito editorial  ‘El otro sendero’ (escrito por Enrique Ghersi), que indicaba cómo mejorar la “informalidad”, lo impulsó a rivalizar con Vargas Llosa la candidatura. Se enemistaron mucho. Mientras tanto, Ayau, conspicuo representante del “liberalismo”, se conformó con ser candidato vicepresidencial de Carpio. Las dictaduras habían extremado el intervencionismo estatal, ya en la Presidencia, Allan García quiso nacionalizar la banca peruana, mientras Sendero Luminoso era cada vez más destructor.

Vinicio Cerezo como mandatario en plena transición tambaleaba con una guerrilla ya estratégicamente vencida, en tanto los generales le torcieron el brazo para que no negociara la paz. Para Allan y Vinicio quedó claro que la seguridad era asunto del Ejército (y de la CIA). Y estando por terminar sus periodos sin hacer la paz con la insurgencia, Cerezo y Allan consintieron la corrupción general, al punto que desfondaron el poder social del Estado sin políticas públicas coherentes, en plena guerra civil, donde se violentaron los derechos humanos. Los candidatos favoritos –Vargas Llosa y Carpio– tenían que mostrarse como políticos “frescos” si querían ganar para arreglar el caos dejado por Allan y Vinicio, pues los pueblos estaban irritados por tanta irresponsabilidad. Soto alababa el papel de la economía informal pues los microempresarios se las habían arreglado sin el Estado y había que facilitarles la vida.

Los dos favoritos iban a dejar libres las fuerzas de mercado. Las elites financiaron a Vargas Llosa y a Carpio bendecidos por Ayau. Carpio en 1990  fue electo Presidente de la Federación de Partidos Liberales de la región y participó de nuevo como candidato presidencial, pero perdió ante el ascendente Jorge Serrano, un candidato independiente casi sin fondos, cristiano renacido, que ofreció barrer a la clase política.

Mientras, Vargas Llosa perdió ante un anodino profesor de Agronomía, Alberto Fujimori, apoyado por evangélicos, que ofreció ordenar el desastre de su predecesor y adoptó a Soto en su gobierno. Este buscaría acabar con el terrorismo, mientras Serrano prometió hacer la paz sin hablar de libre mercado con su pastor evengélico de asesor. Equilibraron sus países con el apoyo internacional, pero luego pecaron contra la democracia con el Fujimorazo y el Serranazo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción elPeriódico
Pastel de verduras al horno
noticia Europa Press
Un fotógrafo y su esposa se atreven a nadar entre cocodrilos

La pareja vivió esa interesante experiencia en un cenote ubicado en México.

noticia AFP
Abdicación, infidelidades y Megxit… los escándalos de la familia real británica


Más en esta sección

Realizan operativos para “minimizar la incidencia criminal”

otras-noticias

Capturan a una mujer señalada de fingir su propio secuestro

otras-noticias

360° a vuelo de pájaro

otras-noticias

Publicidad