[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Cuál será la dosis?

opinion

Quienes se ven afectados por la intervención americana, darán la última batalla desmantelando –aún más–, lo que nos queda de institucionalidad, democracia y Estado de derecho.

Al parecer, hay para quienes las molestias del hoy incómodo vecino al Norte son irrelevantes. Es difícil saber si es por estrategia –dado que las circunstancias actuales les obligan a llegar hasta las últimas consecuencias–, o por simple envalentonamiento, dados los hechos de los últimos años bajo el mandato de la administración republicana. Hay varias premisas a considerar antes de intentar predecir cuál será la estrategia demócrata para la región; específicamente, para los tres países del norte de Centroamérica. Cada uno de estos con características peculiares que requieren un plan hecho a la medida, a pesar de que la sintomatología para el Norte ha sido la misma: la desmesurada inmigración de personas que escapan en búsqueda de las oportunidades vedadas en sus países de origen. En el caso de Guatemala, comparto con ustedes mis anotaciones. 

La primera es que lo saben TODO. Que no quepa la menor duda que el Departamento de Estado tiene un claro y detallado panorama de la película, de sus protagonistas estelares, los secundarios y de todo lo que sucede tras bambalinas. Guatemala está sobrediagnosticada, como lo están las soluciones para abordar el problema. Estados Unidos tendrá que determinar qué tanto está dispuesto a solucionar, pues llegar a la raíz de los problemas tendría consecuencias devastadoras para el funcionamiento del sistema actual, pero también haría poco por frenar la inmigración ilegal hacia el Norte en el corto plazo. Existe también el temor ante la escasez de líderes que construyan un nuevo sistema. Por ello, lo más seguro es que negocien con lo “menos peor” que encuentren, utilizando puntos de presión que permitan que estos se encaucen en el camino trazado. Si esto se da, veremos un rompimiento de filas, debilitando las alianzas que hasta hoy se han mantenido. Los que tienen más que perder serán los primeros en traicionar a quienes, sin pudor, se fueron de frente y pasaron el punto de no retorno. Las designaciones públicas a través de las diversas listas, cada una con un grado de implicación diferente, serán los puntos de presión y la antesala que promete poner contra la pared a quienes pueden influir y llevar a cabo los cambios deseados. La idea sería separar a quienes coquetearon con el lado oscuro por conveniencia, de los que realmente no pueden separarse. Estoy seguro de que este es el camino que ven los americanos más viable. Porque también podrían ser drásticos detonando una bomba nuclear, matándonos comercialmente con alzas de aranceles o embargos, hasta que arreglemos nuestro propio desastre. Lo pueden hacer, sin duda, y en cuestión de horas los grupos de poder económico se darían a la tarea de establecer el orden deseado. Sin embargo, dudo que esta sea la opción, al menos por ahora. Dependerá de qué tan receptivos seamos a las primeras acciones. Sería ingenuo pensar que los cambios vendrán de los sectores sin el poder de llevarlos a cabo; vendrán de quienes tienen el poder, solo queda cambiarles la voluntad. 

Lo segundo más importante es tener claro que la única razón para que Estados Unidos intervenga en los países del Triángulo Norte, es que nos hemos convertido en un tema que atenta contra su seguridad nacional. De estar a un par de fronteras al sur, les seríamos tan irrisorios e insignificantes como Nicaragua. A Honduras le han catalogado como narcoestado, procesando al hermano del Presidente en sus propias cortes por narcotráfico. En El Salvador, el presidente Nayib Bukele los reta al coquetear con China y Rusia. Será entonces Guatemala el punto de partida de la agenda demócrata. No porque las cosas estén mejor sino porque, al menos en apariencia, aún tienen la puerta abierta. El tema migratorio está en la agenda americana y podría costarles a los demócratas las elecciones de medio período y hasta la reelección presidencial. Así de importantes nos hemos convertido en la política del Norte. El tema lo tienen que abordar si quieren mantenerse en el poder; lo que está por verse es la forma, el grado de intensidad y los tiempos en los que lo lleven a cabo. Mientras tanto, quienes se ven afectados por esta intervención darán la última batalla desmantelando –aún más–, lo poco que nos queda de institucionalidad, democracia y Estado de derecho.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelyn Boche/elPeriódico
Desarticulan estructura de narcomenudeo que captó Q22 millones
noticia Redacción/ elPeriódico
Bomberos rescatan los cuerpos de dos niñas en El Progreso
noticia AFP
Barcelona define su presupuesto

La junta directiva del FC Barcelona aprobó este jueves un presupuesto de 765 millones de euros (899 millones de dólares) para la presente temporada 2021-2022.

 



Más en esta sección

Por qué sufres de dolores de cabeza cuando cambia el clima y las formas de evitarlos

otras-noticias

Sindicato de trabajadores de salud marchan sobre la sexta avenida

otras-noticias

La pandemia de COVID-19 repunta en Europa

otras-noticias

Publicidad