[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Recuerdo de dos hermanos canoeros

opinion

En esa época, la carretera al Atlántico, hoy Jacobo Árbenz Guzmán, aún estaba en construcción; por lo tan​to, la única vía natural para ir a Cabañas era el río Motagua,  cuya travesía forzosamente había que hacerla en canoa. De eso se encargaban los hermanos Toño y Tino Romero, personajes originarios de la Aldea Huijó, del Municipio de Usumatlán, en el Departamento de Zacapa. La gente de esa región utilizaba ese medio de navegación cuando necesitaba abordar el tren en la estación de Cabañas, tanto el que bajaba con rumbo a Puerto Barrios como el que subía con destino a la ciudad capital. Las personas que cruzaban el Motagua en tal forma, le tenían mucha confianza a los hermanos Romero en el control de la canoa artesanal de remos y palancas, porque no solo eran diestros en su oficio sino también temerarios, pues muchas veces decidieron hacer la travesía corriendo demasiado riesgo debido a la altura que alcanzaba el nivel del agua, ya que el famoso río Motagua pasaba por sus años mejores, sobre todo en la temporada lluviosa, y no se supo nunca que hubieran tenido algún inconveniente de consecuencias lamentables. Este servicio tan importante en su tiempo, cayó en desuso hace muchos años. De don Toño no volví a tener noticias, en cambio a Tino seguí viéndolo en el pueblo, aunque absorbido por la bebida, pero a pesar de su arraigada adicción siguió siendo servicial y espontáneo; por ejemplo, si veía en el patio de alguna casa que había leña por hacer,  él la hacía; si en otra veía maíz asoleándose y le parecía que podía llover, lo ponía a buen resguardo para preservarlo del agua. Esto lo hacía sin que nadie se lo pidiera, y él tampoco le fijaba un precio a lo que había hecho; por lo tanto, la paga era discrecional. Hasta la fecha, en Usumatlán, la gente con bastantes años vividos, recuerda con aprecio las muchas ocurrencias y anécdotas de Tino Romero.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Guatemala llega a 9 mil 721 muertes por la COVID-19
noticia Lorena Álvarez / elPeriódico
S&P: crédito bancario crecerá de forma lenta

Un informe de la calificadora de riesgo da una nota de siete para el riesgo de la industria bancaria en el país.

noticia Jaime Moreno/Ana Lucía Mendizábal
Un fantasma en la zona 13: pieza arqueológica es monumento perdido de Cotzumalguapa

Registrado en la década de 1990, se consideraba perdido desde años atrás.



Más en esta sección

La inflación anual subió ocho décimas en la eurozona en agosto, hasta el 3 %

otras-noticias

Convierte tus cuentas por cobrar en efectivo inmediato con Factoraje Banrural

otras-noticias

Campesinos de Guatemala atacan al cambio climático con agricultura resiliente

otras-noticias

Publicidad