[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Agua para Guatemala: proyecto Xayá-Pixcayá, segunda etapa

opinion

Suecia jugó un papel importantísimo en el desarrollo de la infraestructura.

‘Encantado de estar aquí’, dice el nuevo embajador de Suecia en Guatemala que entró al país en bicitaxi. El nuevo embajador de Suecia en Guatemala, Hans Magnusson, ingresó al país en un bicitaxi desde la frontera con México, debido a que por la pandemia el Aeropuerto Internacional La Aurora permanece cerrado. Magnusson arribó el miércoles y confirmó en redes sociales su llegada para ocupar el puesto que dejó vacante Anders Kompass, un firme aliado de la lucha contra la corrupción en el país, quien culminó su periodo en Guatemala el pasado 15 de junio. El nuevo embajador sueco describió la experiencia de entrar a Guatemala en bicicleta como “linda”, tras ingresar en una de las fronteras del país con México, al Oeste del territorio. Dijo que Guatemala le dio “una bienvenida con su mejor cara. ¡Encantado de estar aquí!” y que contó con todas las facilidades del personal de Salud y Migración en la frontera, con el apoyo de la Cancillería, en un momento en que las mismas permanecen cerradas salvo para guatemaltecos, residentes extranjeros y diplomáticos” (‘Prensa Libre’ 03/09/2020).

Suecia jugó un papel importantísimo en el desarrollo de la infraestructura, ya que para la introducción del agua potable a la ciudad de Guatemala el Gobierno licitó la construcción de la segunda etapa del proyecto Xayá-Pixcayá, pero en las bases indicaba que el contratista debía de aportar el financiamiento ya que Guatemala no disponía de las divisas para hacerlo. 

El ganador de la licitación por licitar la oferta más baja y favorable para el país fue la del ingeniero Jorge E. Erdmenger y Asociados S. de R. L., pero esta no disponía el financiamiento que el proyecto requería. La empresa sueca solicitó el financiamiento del Banco Zentralsparkasse und Kommerzial Bank de Viena, Austria, que fue considerado por el Congreso de la República como favorable y Austria requirió que la empresa austriaca Voest-Alpine AG participara en la construcción de las obras que requerían moneda extranjera. Estas obras fueron la construcción de sifones de acero. El proyecto consistió en la construcción del acueducto completo en su segunda etapa. La obra consistió en una línea de conducción de 19 km de canales de concreto no reforzado y 8.5 km de sifones de acero. Consistió en la construcción de 28 sifones con tubería de acero de 45” y de 42” de diámetro externo, con lámina de acero de 1/4” de espesor. Para los sifones de 45” de diámetro y presiones estáticas de más de 100 m se usó lámina de 5/16” de espesor.

El agua es elemento valioso para la subsistencia del hombre: el proyecto Xayá-Pixcayá es una obra que funciona por gravedad y no necesita de electricidad. En 1982 se licitó la segunda etapa de Xayá-Pixcayá, habiendo participado diez empresas guatemaltecas y extranjeras y calificó como la más ventajosa para los intereses del Estado la del ingeniero Jorge E. Erdmenger y Asociados S. de R. L., además de ser la de más bajo costo.

Las bases de licitación establecían que el Gobierno permitiría la emisión de la carta de crédito para los requerimientos de moneda extranjera. La Banca Central indicó que no tenía disponibilidad de divisas para construirlo: “¡Una posición muy cómoda del Gobierno, ya que si requerían divisas la constructora debía conseguirlas. Tremendo reto empresarial, cuando su responsabilidad inicial era solo construir la obra”.

La segunda etapa de la construcción de Xayá-Pixcayá consistió en una línea de conducción de 19 km de canales y 8.5 km de sifones, igual al de la primera etapa ya construido y que estaba en operación con capacidad de 1,500 litros/segundo. Todos los elementos funcionan por gravedad y sin necesidad de energía eléctrica.

El proyecto consiste en traer agua de los ríos Xayá y Pixcayá, la captación del río Xayá pertenece a la cuenca del Pacífico y la del río Pixcayá pertenece a la cuenca del Atlántico, que es un afluente del río Motagua. La primera etapa del proyecto se terminó con un aporte final de 45 mil pajas o sea aproximadamente 1m³/segundo.

Aspecto del proyecto completo del Acueducto Nacional Xayá-Pixcayá en que se muestra la localización de los sifones que requirieron acero.

“La paja de agua”: en 1931 se dispuso que “una paja de agua” equivaldría a 2 mil litros/día o sea 1.39 litros/minuto. En esencia, es un título de propiedad emitido por las municipalidades, que da derecho a consumir hasta 60 mil litros/mes dentro del precio de compra. El usuario debe pagar el medidor y pagar una sola vez un derecho de conexión al sistema. En cualquier momento puede vender o negociar dicho documento, los precios varían bastante sobre el precio nominal de acuerdo con la oferta y la demanda. El factor para convertir litros por segundo a pajas es 43.2 y para convertir millones de litros diarios a pajas es 500.

Los canales: se desarrollan con curvas de 50 m o más de radio, salvo en 7 curvas de topografía muy accidentada con 10 m de radio y pendientes de 1/millar. La plataforma para construcción de canal era de 7 m, que quedó reducida al ancho de 3.50 m por la construcción de la primera etapa.

La construcción de los sifones: se aportaron las láminas de metal para fabricar la tubería en Tipic, S. A. Para la construcción de la tubería en fábrica, se hizo el rolado de la tubería y el soldado de las juntas interior y exterior se hizo con equipo y supervisión de técnicos austriacos. Se procedió a remover la herrumbre y escamas de acero con limpieza de chorro de arena hasta dejar la tubería a metal blanco, de acuerdo con las normas americanas y europeas. Cuando esta estuvo limpia a metal blanco, se pintó con dos manos de fondo de minio sintético y luego con 2 manos de esmalte de alquitrán de hulla epóxica hasta un espesor mínimo de 800 micras (36 mills. en seco).

Antes de enviar la tubería para su montaje en el campo, fue sometida a prueba hidrostática en el taller, que provocara en el acero un esfuerzo de 1,538 kg/cm2 (22 mil psi).

Por seguridad del sistema, se construyó un envolvente de concreto reforzado para proteger la tubería de acero.

Para cumplir con el plazo de dos años para la entrega de la obra, se utilizaron más de 400 trabajadores, con 20 grupos completos trabajando simultáneamente a lo largo de los 50 km del acueducto para que siempre estuviera en disponibilidad para el montaje de los sifones en el campo.

(*) Presidente de Ingenieros Consultores de Centro América, S. A., exministro de Comunicaciones, Transporte y Obras Públicas en el Gobierno de Ramiro de León Carpio (1994-1995).

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Bill un perro al que tardaron en descubrir que no era cojo
noticia
Récord histórico de remesas familiares
noticia AFP
“Sin querer queriendo”: el Chavo del 8 cumple 50 años

Aunque el programa está fuera del aire desde hace más de un año, existe la posibilidad de que se produzca una nueva versión.



Más en esta sección

Los olvidados limpiadores inmigrantes de la Zona Cero

otras-noticias

Jueces han concedido la libertad anticipada a más de 2 mil condenados

otras-noticias

EE.UU. aumentará “vuelos de deportación” para inmigrantes

otras-noticias

Publicidad