[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Sra. diputada Ana Lucrecia Marroquín de Palomo, ¿me permite? Le explico

opinion

Usted debería hacer mayores esfuerzos por comprender la realidad de las mujeres diversas.

Hace un par de días, desde su curul en el Congreso de la República usted pronunció estas palabras: “…utilizan a la mujer para victimizarse cuando la mujer realmente no es una víctima. No me considero así, ni muchas otras mujeres que estamos aquí”. 

Al respecto, me gustaría comenzar diciéndole que es complicado tratar de medir la realidad de las otras personas a través de su experiencia individual. Lo es porque las mujeres en este país afrontan distintas realidades dependiendo de los lugares que ocupan socialmente. La situación y condición de cada una depende del entrecruce de cuestiones como la clase social, el color de piel u origen étnico, el acceso a escolaridad formal, la edad, entre otras. Dicho estatus determina el acceso a oportunidades y, también, la cantidad de obstáculos que se deban sortear para lograr condiciones de vida dignas.  Entonces, le decía, medir desde su rasero, desde sus privilegios de mujer blanca, con acceso a recursos económicos, a educación y trabajo formal, de ser heterosexual, practicar su fe en una de las religiones hegemónicas del país, no es oportuno y, mucho menos, ético. 

Esos privilegios le dan a usted la posibilidad de evitar situaciones que otras mujeres sí enfrentan cotidianamente, no porque les guste, sino porque no les queda otra. Porque déjeme decirle, yo podría estar de acuerdo con usted en negarme a la victimización, no me gusta ser víctima ni que se ubique a las mujeres como tal, pero como esto no es cuestión de “gustos”, la mayoría de las mujeres del país vivimos en condiciones de vulnerabilidad y no porque lo hayamos elegido, sino porque haber nacido con cuerpos sexuados femeninos nos colocó en una situación de desventaja. Y eso no se acaba por decreto, ni porque usted así lo enuncie.

Reitero, las mujeres no elegimos vivir en condiciones de vulnerabilidad ni que se nos victimice, pero hay un orden de cosas que allí nos ha colocado y se reproduce cotidianamente por medio de la violencia estructural, simbólica y directa. 

Si quiere le comparto cifras, pero estoy segura que quienes la asesoran se las pueden conseguir. Allí verá usted las brechas de desigualdad que afectan a la mayoría de mujeres de este país, y si con toda esa evidencia empírica aún le queda alguna duda de las vulnerabilidades específicas y los impactos diferenciados, no sé si habrá algo en el mundo que la haga cambiar de parecer.  

Lo que sí tengo claro es que usted es diputada al Congreso de la República, que esas palabras las dijo en calidad de funcionaria pública y me atrevo a sugerirle que en el cargo que desempeña, usted debería hacer mayores esfuerzos por comprender la realidad de las mujeres diversas que habitamos en este país. Pensar desde marcos escuetos y legislar para el puchito que piensa que hay una sola, única manera de interpretar el mundo, es, por lo menos, una injusticia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Abigail Ramírez
Alice in Borderland, la serie fantástica que pone a prueba los sentidos

La serie japonesa hace pensar y emocionar al espectador con cada episodio.

noticia Europa Press
¿Cuándo y dónde ver el eclipse anular de sol?

Un eclipse solar ocurre cuando la Luna se interpone directamente entre el Sol y la Tierra.

noticia EFE
República Dominicana donará vacunas a Guatemala

El país donará 304 mil vacunas Astrazena, además apoyará a Haití y Honduras.



Más en esta sección

Giammattei y Brolo llegan a Nueva York para participar en el 76 período de sesiones de la ONU

otras-noticias

Presidente sanciona Ley de Emergencia para la Atención del COVID-19

otras-noticias

Darán conferencia sobre viajes al espacio

otras-noticias

Publicidad