[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Desmantelamiento de la democracia en el triángulo sin norte

opinion

Ya no es el libre mercado el que asigna por méritos la riqueza del país.

La democracia es un sistema político en permanente construcción o destrucción según sea el caso. Para los países del llamado Triángulo Norte que cada día parecen más sin norte, la democracia consiste simplemente en elegir cada cuatro años a la mafia de turno preseleccionada para gobernar los negocios y la extracción de bienes y recursos públicos como fuente principal de acumulación.

Ya no es el libre mercado el que asigna por méritos la riqueza del país, sino son los negociados de los gobernantes de turno los que asignan contratos, explotación de recursos naturales y otros recursos estratégicos para beneficio de enriquecimiento propio y de los aliados.

En los tres países (Guatemala, Honduras y El Salvador) la elección mediante el sufragio de los gobernantes, degeneró en un sistema clientelar y corrupto que puso las instituciones y poderes públicos a las órdenes de las elites que regentean un sistema político mafioso y una economía expoliatoria que deja a su paso pobreza y violencia.

En cada uno de estos tres países se han ido configurando Estados a imagen y semejanza de las elites mafiosas que los gobiernan. 

En Honduras la alianza criminal está dirigida desde la misma presidencia que logró reelegirse mediante el amaño de una reforma constitucional ilegal que permitió sostener y consolidar el poder de un presidente acusado de narcotráfico. Los tres poderes del Estado y las élites económicas dieron su bendición a una reelección ilegal y un proceso fraudulento electoral.

En El Salvador el cansancio de un bipartidismo corrupto que simplemente alternaba el poder de unas mafias por otras revestidas de signos ideológicos aparentemente distintos, llevó al surgimiento de un liderazgo antisistema encarnado por Bukele que cuenta con una simpatía electoral sin precedente.

Bukele se ha dado a la tarea de desmantelar el sistema bipartidista mafioso pero hay dudas razonables si lo que pretende instaurar es una democracia sana o más bien un nuevo sistema acomodado al grupo político y económico que representa. 

La sospecha es razonable si vemos experiencias recientes en la región como el caso venezolano donde un Chavez fue muy exitoso en desmantelar el viejo sistema bipartidario corrupto, pero en lugar de refundar un sistema democrático institucional, creó un Estado más corrupto y disfuncional que el que desmanteló.

En Guatemala un esquema multipartidista que se asemeja a una paleta de colores de envoltorio distinto pero con el mismo producto, se turna el poder cada cuatro años con la complacencia de las elites económicas. La lucha contra la corrupción se convirtió para este sistema en la principal amenaza y para prevenir cualquier intento de justicia, el sistema optó por cooptar las Cortes y el MP y así garantizar la reproducción del modelo en total impunidad.

El fracaso de los tres modelos se refleja en las olas migratorias permanentes que huyen de la pobreza y la violencia generalizada que provocan estos tres esquemas de poder. Son casi ya diez millones los migrantes que están en Estados Unidos provenientes de estas democracias venidas a mafiocracias.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Alexander Valdéz/elPeriódico
Juez niega permiso a Álvaro Colom para ausentarse del país
noticia EFE
Lluvias han afectado a más de 100 mil guatemaltecos
noticia
G&T Continental agrega 116 puntos de Agencias Way a su red de Agentes


Más en esta sección

Porras pide fondos para pagarle Q249.6 millones a contratistas

otras-noticias

Guatemala registra más de 100 mil casos de desnutrición aguda en seis años

otras-noticias

Tras la firma del ex-Decano de Derecho de la Da Vinci

otras-noticias

Publicidad