[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Kamala Harris y el desafío de escuchar y trabajar con la Centroamérica ignorada (V, final)

opinion

La migración no podrá resolverse solamente con apoyo económico o humanitario.

De hoy, a la visita que hará a Guatemala la vicepresidenta Kamala Harris, el próximo 7 de junio, su equipo asesor aún tiene tiempo de escuchar voces alternas y realizar una revisión crítica sobre su política exterior hacia Centroamérica.  Eso requiere aceptar que, para millones de familias de la región, la migración, por cualquiera de sus formas, ha sido el único camino que las condiciones les han dejado y que ha sido una solución que les ha permitido sobrevivir, escapar de pobreza extrema e inclusive crecer económicamente.  Entonces, deben reconocer que la migración sí ha funcionado, esto implica admitir que la ayuda económica que EE. UU. propone a Centroamérica, alrededor de 250 millones, no puede acercarse a los miles de millones que ahora representan las remesas para la región. 

En el caso de Guatemala, según datos oficiales, las remesas para el 2020 fueron Q11 mil 340 millones, el 14.6 del PIB; en El Salvador, Q5 mil 649 millones, o sea el 19.5 por ciento del PIB; Honduras, Q5 mil 522 millones que son el 22.5 por ciento del PIB; y Nicaragua, Q1 mil 851 millones o el 13.4 por ciento del PIB. 

Frente a estos datos, EE. UU. se encuentra en una encrucijada histórica porque la solución a la migración no podrá resolverse solamente con apoyo económico o humanitario, sino que requerirá de acciones y cambios políticos estratégicos que modifiquen estructuralmente los estados y las relaciones de poder políticas y económicas extremadamente desiguales. En otras palabras, las acciones que impulsen para Centroamérica deben modificar la extrema concentración de la riqueza que se genera y que se queda en pocas familias corporativas 

La migración no se ha detenido porque las remesas llegan directamente a las familias y han modificado la realidad social de las comunidades, mientras que las donaciones de EE. UU., por un lado, se diluyen a lo largo de su manejo administrativo y, por el otro, se invierten en la militarización, lo que provoca un escaso impacto en las realidades socioeconómicas de los países. 

A partir del siglo XXI las comunidades centroamericanas han sido forzadas a morir, migrar o unirse al crimen organizado, por lo tanto, las soluciones a las causas estructurales de la migración no saldrán de ‘petit comités’ conformados por los mismos responsables de la debacle en la que nos encontramos.  Tampoco en respaldar el sistema que se encuentra cooptado por un cuerpo político corrupto y autoritario.  

El camino podría ser construir un política exterior alterna e incluyente, que comprenda que EE. UU. no solo debe buscar su beneficio en detrimento de nuestras naciones, sino que al invertir en la estabilidad política y económica de Centroamérica, que aunque parezcan cambios radicales, será su única garantía de detener levemente la migración para que las personas decidan quedarse y seguir sus sueños en sus lugares de origen.  

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
La tartamudez: un trastorno que se supera en grupo

Cifras más, cifras menos, es un trastorno que no se atraviesa en soledad.

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Exrector Estuardo Gálvez señala persecución política para separarlo de la elección a magistrado de la CC
noticia Édgar Gutiérrez
Crisis de dictaduras, crisis de democracias

Guatemala en el limbo, y surge el heredero de Atanasio Tzul.



Más en esta sección

Astros de Houston ganan el título de la Liga Americana

otras-noticias

Bucks fueron masacrados

otras-noticias

Benzema, con tensa espera

otras-noticias

Publicidad