[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Mártires de Quiché: vida sobre holocausto

opinion

Luz sobre la vergüenza criminal.

Más allá de las respetables consideraciones estrictamente religiosas, la beatificación de los mártires de Quiché, encarna una reivindicación de la vida sobre la muerte. Es un haz de luz en el corazón de quienes entregaron su vida en sacrificio, predicaron justicia, solidaridad… humanismo. Sembradores de simiente. Cuadrilleros, de paga mínima en la zafra o el corte de café. Hermanos de otros luchadores: ellos de overol y ellas de gabacha. Todos aprisionados en la fábrica. Organizados. Acompasados por el canto de otros mártires: las muchachas y los muchachos. Aquellos de pecho henchido, solidario, de enorme corazón. La academia, también asistió, estuvo en la primera línea.

Los mártires del Quiché sintetizan aquel crisol de humanidad. El de los motivadores de esperanza. De la buena nueva: hombres y mujeres, que enfrentaron el martirio desde el arado, el torno, la pluma, la casa, la escuela. Armados de libros, poesía, palabra. Pregonaron vida y encontraron sable, bronco, orejas, kaibiles. Vileza expresada en el uniforme. Seres de expresión abominable. Agentes del círculo de la muerte. Sicarios de misa dominical y escapulario. De absoluta hipocresía. Así, la beatificación es una especie de resurrección de la palabra. La esperanza de la vida negada. Es el triunfo de la virtud sobre la cloaca. Los mártires viven más allá del holocausto. Son los contadores del genocidio. No claman venganza: exigen justicia. Son el haz de luz, que traspasa la costra de los verdugos. Les recuerda la herida. Aquella que tratan de olvidar. No podrán. El olvido no llegará. La luz los perseguirá por los siglos de los siglos. No dejará sosiego en el hueco de sus ojos. Ojos criminales. Ni el ala ancha del sombrero de petate o la gorra verde olivo, les apartará del haz de luz. Ese será su sino. Decrépitos. El mundo santifica la esperanza. 

Como sabemos. Luego de la tormenta, llega la luz. La vida vuelve a su rumbo, la sonrisa se aloja en la niñez, la poesía toma su lugar, la simiente vuelve al surco, brota el fruto, el mercado vuelve a la vida, muchos pies atraviesan los caminos, las aves van y vienen, vuelven los sonidos de la vida. Se abren los capullos. Es la vuelta al Utz K´aslemal. Ese y no otro, es el significado de los beatos del Quiché, un bálsamo que tardó en llegar, que sana herida y alienta esperanza. Condena la ignominia. Ordena que nadie se quede atrás. Lo sabemos: podemos esperar tiempos mejores. Un homenaje a la entrega, la hermandad y el trabajo.  

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Panamá crea unidad para dar atención humanitaria a migrantes en tránsito

Panamá creó este lunes una unidad policial formada en seguridad fronteriza “destinada a la protección de los derechos humanos” de migrantes que llegan al país desde Colombia en su tránsito hacia Norteamérica, un flujo que se ha disparo en las últimas semanas.

noticia Irmalicia Velásquez Nimatuj
La Lista Engel y los rostros parciales de la corrupción

Es trágico que la lista incluya a magistrados y jueces de las más altas cortes, a diputados e incluso funcionarios de alto rango.

noticia Europa Press
Nuevo récord de CO2 en el aire pese a la pandemia

Ese gas retiene el calor en la atmósfera y en consecuencia el contribuye recalentamiento del planeta.



Más en esta sección

CSJ pide a legisladores de oposición demostrar que son diputados

otras-noticias

Embajadores y funcionarios de EE. UU. respaldan a Juan Francisco Sandoval

otras-noticias

Porras quitó a la FECI caso de plazas fantasma en Salud

otras-noticias

Publicidad