[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Sangre derramada

opinion

Lado B.

La noche del 30 de noviembre de 1821 “se derramó por la primera vez la sangre guatemalteca en una lucha de partidos. Un grupo numeroso del que se titulaba ‘Republicano’, y recorría las calles de la capital, desahogando su entusiasmo en vivas y aclamaciones a la independencia, tuvo, a espaldas del templo de San José, un encuentro con otro grupo de imperiales que acaudillaba uno de los alcaldes de la misma capital, y perecieron en esta primera contienda, los republicanos Meida y Bedoya”. La cita la saco de las ‘Efemérides’ de Alejandro Marure (1806-1851), una especie de bitácora en las que el también autor del ‘Bosquejo Histórico de las Revoluciones de Centroamérica’ reporta, sin opiniones ni comentarios, los acontecimientos que se sucedieron en la región entre la firma del acta de la Independencia política, el 15 de septiembre de 1821, y el año de 1842, cuando ya Rafael Carrera está perfilando la creación de la República, que se viene a dar seis años después.

Entre acontecimientos cruciales y hechos puramente pintorescos, el libro de Marure me tiene fascinado. Es casi el día a día de un periodo confuso y oscurecido de la historia nacional. Lo hace con un estilo que pudiéramos calificar de reporteril, un documental sobre la guerra y los tiempos aciagos, un testimonio sobre el origen de esa “nación inconclusa” de la que hablamos tanto 200 años después.

Un personaje interesante Marure, con un padre muerto en las catacumbas del Castillo del Morro en La Habana, Cuba, especie de Guantánamo a donde iban a parar los revolucionarios y los disidentes del régimen colonial. Tenía 15 años cuando se proclamó la independencia de la región. Algunos historiadores dicen que abandonó los estudios para participar en las revueltas, un dato un tanto ambiguo dada su corta edad. Lo que sí es que se graduó de Bachiller en Filosofía en 1822 y se convirtió en impresor (ahora le llamaríamos editor alternativo). Era uno de los intelectuales más jóvenes y preclaros de su época, pero se lo comió la burocracia y las luchas intestinas entre facciones políticas (su actualidad es irrefutable, como se ve). Sin embargo, su trayectoria académica es impecable: llegó a tener la biblioteca más importante de Centroamérica, con documentos y libros invaluables; creó la primera cátedra de Historia Universal; tradujo del francés a los autores griegos; escribió los primeros estudios sobre Rafael García Goyena y José Cecilio del Valle y el primer Atlas del Estado de Guatemala; abogó por el voto popular y fue uno de los redactores de la Constitución de 1847.

Si nos atenemos a sus ‘Efemérides’, este 2021 no solo estaríamos conmemorando el bicentenario de la Independencia patria, sino también 200 años de sangre derramada en enfrentamientos políticos estériles, que lo único que nos han dejado es un país mal hecho, con una infausta tradición de cadáveres. ¿Quiénes eran Meida y Bedoya? No tengo la menor idea. Seres anónimos para la Historia nacional, como otros tantos miles y miles que se han desangrado por este país. Para llegar a nada.   

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
“La Llorona”, de Jayro Bustamante, gana el Satellite Awards en la categoría Mejor Película Internacional
noticia AFP
Regreso de Lula redistribuye las cartas en el Brasil de Bolsonaro

Bolsonaro se impuso en la segunda vuelta frente a Fernando Haddad, designado por Lula. La contienda dividió al país, entre los seguidores del izquierdista Partido de los Trabajadores (que gobernó durante trece años, con Lula y Dilma Rousseff) y sus detractores

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Gobernación da prórroga para la adquisición de seguro

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Neuralink: conectar el cerebro humano a una computadora está más cerca

otras-noticias

La Casa Blanca niega que reforzar los subsidios desaliente la búsqueda de empleo

otras-noticias

EE.UU. admite una crisis en el suministro tras el ciberataque contra oleoductos

otras-noticias

Publicidad