[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La paja en el ojo ajeno

opinion

Estaremos dispuestos a cambiar de rumbo.

Causó cierta hilaridad un trino que circuló, atribuido a Manuel Villacorta, que refiere un diálogo burlesco, pero adosado de un mordaz mensaje: “– ¿Usted es salvadoreño verdad?; – ¿Y cómo lo supo?; – Por su gorra con logo de Bukele. – ¿Y usted es guatemalteco verdad?; – ¿Y cómo lo supo?; – Por shute. Mejor preocúpese por su país, que falta le hace…”.

Parece que en estos países la democracia republicana, la independencia de poderes, se va desdibujando o tiende a desaparecer, para ubicar a todos en una sola corriente de pensamiento, ya sea oficial o de los que detentan el poder o porque se implanta como lo “políticamente correcto”, o porque la mayoría emocionalmente así lo quiere, aunque sea falaz o irracionalmente insostenible. 

Valores fundamentales e inspiradores de nuestra Carta Magna, como un régimen de legalidad, seguridad, justicia, igualdad, libertad y paz, dentro de un orden institucional estable, permanente y popular, donde gobernados y gobernantes procedan con absoluto apego al derecho, pueden perderse irremediablemente en la desesperación por salir de un régimen salpicado de corrupción, abuso de autoridad e irrespeto a las instituciones, sostenido por componendas en que prevalece el interés particular y no el bien común, bajo apariencias de legalidad y formalismos, que protege y favorece el latrocinio, tolera la incapacidad o negligencia gubernamental y que cobija al crimen organizado nacional e internacional.

Nos inquieta lo que sucede en los países vecinos, pero tampoco podemos afirmar que en el nuestro no terminemos encaminándonos a una tiranía (que abusa del poder político y gobierna de manera totalitaria), ya sea narcodependiente, oligarca o populachera. 

Si bien es cierto que nuestra historia, sin importar su color partidario, ha estado salpicada de extensos regímenes dictatoriales, de fachada democrática y republicana, como los de Rafael Carrera, Justo Rufino Barrios, Manuel Estrada Cabrera o Jorge Ubico, o ensangrentada por el enfrentamiento armado interno que desgarró con destrucción y muerte a toda una generación de guatemaltecos, con la firma de la paz firme y duradera, empezamos a soñar un mejor futuro, más democrático, inclusivo, pacífico, constructivo y generador de prosperidad y oportunidades para todos. Pero lamentablemente hoy las condiciones no son lo que habíamos soñado; en general, se percibe un lamentable deterioro en la confianza, la credibilidad y la esperanza por un futuro mejor.

Nos escandaliza lo que sucede en Honduras o El Salvador, pero estamos viendo la paja en el ojo ajeno, sin preguntarnos cómo estamos en Guatemala y cuál será el futuro si no hacemos nada y seguimos solo criticando, descalificando, destruyendo, desde la gradería, pero sin entrar al campo de juego y jugárnosla en la construcción de un futuro diferente. No vayamos más tarde a llorar, por lo que no tuvimos los arrestos ni supimos defender en su momento.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
“Duro de cuidar 2” encabeza taquilla norteamericana
noticia Cristian Velix/elPeriódico
Renap ya no pedirá el boleto de ornato para realizar trámites

En junio pasado se declaró inconstitucional la norma que establecía la obligación de pagar ese documento.

noticia Redacción elPeriódico
Guatemala bajo la lupa


Más en esta sección

Libertad para Cuba, Nicaragua y Venezuela gritan miles de personas en Miami

otras-noticias

Florida bate marca de casos diarios 16 meses después de inicio de la pandemia

otras-noticias

Asaltan a médicos

otras-noticias

Publicidad