[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El Centro

opinion

sobremesa

Vivimos siempre en el Centro, en tiempos en que las casas que hoy día  ocupan las pacas, tortillerías y los “hoteles de día” estaban habitadas por familias, en un gran vecindario en donde era fácil y gratificante el reconocerse y ser feliz.  

Se caminaba mucho, y si se quería viajar más lejos, a la Reforma, al Hipódromo o visitar a los animales del zoológico,  se caminaba sin miedo y preocupación a la parada más cercana de la camioneta, a la octava avenida, por ejemplo, para tomar la “2”, la que llegaba hasta la estación de transbordo frente al Acueducto.

Viajar en camioneta era  alegre y seguro, aunque los buses estuvieran destartalados, tronaran como si se fueran a desquebrajar y las llantas se deslizaran antes de frenar. 

A los nueve años, cuando se llegaba a la madurez infantil, nos permitían viajar solos en camioneta, con tres monedas de a cinco en el bolsillo, diez para el pasaje de ida y vuelta y cinco para una emergencia. 

Ir a visitar a mi hermana a la zona 13 era toda una aventura. Se había trasladado a vivir con su familia a una casa por el Acueducto,

a sentir de mis padres, a la legión extranjera, pues habían  abandonado el Centro, a un paraje sin vecinos, iglesias o tiendas, con tan solo una farmacia por la Plazuela España.

Por las mañanas, el Centro se llenaba de niños. Todos bien bañados y peinados. Perfectamente uniformados. Ellas con falditas o vestidos de color azul marino, y ellos de pantalón oscuro y camisa blanca,  cargando  bolsones repletos de cuadernos, siempre carrereando para llegar al colegio o escuela antes del  silbato de la fábrica de Gerona.

La vida en el Centro transcurría entre repique de campanas, procesiones y estallido de “cuetes”. Entre misa de tres padres, incienso, Corpus Christi, desfiles del 15 de Septiembre y manifestaciones estudiantiles con gases lacrimógenos.  Con personajes únicos como el afilador de cuchillos que llegaba caminando desde La Palmita, y que sabíamos que tenía nueve hijos, porque era costumbre el trato cortés y amable, el “buenos días, cómo amaneció” por las mañanas y “cuénteme, cómo siguió su esposa…”

No había mejor lugar para vivir, así nos lo hacían ver nuestros padres. Apegadas al terruño,  al Callejón Normal, porque allí habían sentado sus reales mis abuelos, vivido terremotos, pestes y penurias.  Enterraron a sus padres y nosotros a los nuestros, y a toda una prole de familia y queridos allegados que forman nuestro legado familiar. Y es por eso que cuando me preguntan, “y usted de dónde es”, respondo, “del Centro, de la zona 1”,  donde dejé enterrado el ombligo y viven los personajes de mis relatos.  Del Centro, antes de que fuera bautizado como Histórico, ahora con casas vacías y destartaladas, con matas de hojas inmensas de chocón creciendo en las cornisas.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Más países europeos suspenden el uso de vacuna de AstraZeneca
noticia Jorge Mario Rodríguez
La desdicha y su olvido político

A veces las estructuras del alma implosionan, y se llame depresión o no, simplemente se pierde el deseo de vivir.

noticia Geldi Muñoz Palala/elPeriódico
Fuerza laboral juvenil se enfrenta a un mercado deprimido por la pandemia

El acompañamiento a los jóvenes recién graduados es importante en el contexto actual para facilitar oportunidades laborales.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Esta madre descubre que su hija de tres años come gusanos a escondidas

otras-noticias

Xavi renovó y se aleja del Barcelona

otras-noticias

Nadal sobrevive en Roma

otras-noticias

Publicidad