[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Bienvenidos siempre

opinion

No hay en nuestras vidas cómplice más hermoso que la abuela; en ella tenemos a una madre, a una maestra y a una amiga”, dice un juicioso refrán.  La relación que los humanos gozamos con la madre de nuestros padres es prácticamente única en el mundo natural. Para maximizar la cantidad de prole que logra sobrevivir, la mayoría de las hembras mamíferas procrean hasta estar muy cercanas a sus últimos días de vida, por lo tanto, la existencia constante de pequeñas crías no les permite el tiempo para ayudar a sus hijas adultas con la maternidad. 

Solo las mujeres y muy pocas otras hembras mamíferas (incluyendo algunas pocas especies de ballenas de largos ciclos de vida) tienen una larga vida después de terminada su etapa reproductiva. Esto les permite estar presente y libre de obligaciones propias para atender a nietos y aparentemente esto juega un rol mucho más importante de lo que se ha reconocido. 

El estudio de registros finlandeses que datan de antes de la era industrial revela que la presencia de la abuela materna, entre las edades de 50 y 75 años, elevaba la probabilidad de supervivencia en la infancia temprana hasta en 30 por ciento. Un estudio de 45 poblaciones históricas y contemporáneas (‘Evolution and Human Behavior’), publicado en ‘Science Direct’, mostró que la presencia de abuelas maternas puede aumentar la probabilidad de sobrevivencia en la niñez más aún que la presencia del padre biológico. 

En un ensayo publicado en ‘Human Nature’ en 2019, las antropólogas Brooke Scelza y Katie Hinde argumentaron convincentemente que, en cuanto al cuidado familiar, la constante más global en nuestra especie es la presencia de abuelas maternas.

Las formas particulares de cuidado posparto varían mucho a través de diferentes culturas, pero la participación en ellas de las abuelas es central. Más aún, la ausencia de abuelas está relacionado a la presencia de estrés visceral, según un estudio de mujeres puertorriqueñas publicado en ‘Human Nature’ en 2011 por el Dr Scelza. En ese mismo estudio se mostró que aquellas personas que no contaban con la ayuda de su madre para el cuidado pre y posnatal estaban más propicias a resultados negativos en el parto y a tener bebés de menor peso. 

Así que es cierto –y la ciencia lo respalda ampliamente– nadie puede hacer por los niños lo que hacen los abuelos: salpican una especie de polvo de estrellas sobre sus vidas. Va desde acá un merecido reconocimiento a la labor de todas las abuelas que siempre, invariablemente, sin excepción nos facilitan la vida y nos hacen sentir siempre bienvenidos. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Renzo Lautaro Rosal
¿Qué representa el bukelazo?

El asalto de Bukele y su intención de tomar todo, creyendo que el resultado electoral de febrero pasado representa un cheque en blanco, alimenta los desenfrenos del poder en las vecindades, en especial, Guatemala.

noticia EFE
Congresista revela situación de migrantes detenidos en Texas
noticia AFP
Las mascotas ayudan a los alemanes a sobrellevar la pandemia

El número de perros vendidos en el país aumentó de forma “espectacular” en un 20 por ciento en 2020, según la asociación canina Deutsche Hundewesen (VDH).


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Miles de vacunas compradas por el gobierno vencerán en junio

otras-noticias

Bajan caudales en pozos de agua de Totonicapán

otras-noticias

Un fotógrafo consigue la instantánea perfecta de un martín pescador

otras-noticias

Publicidad