[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Barco a la deriva

opinion

En diciembre 2020, el presidente Alejandro Giammattei anunció que dado los efectos económicos y sociales producto de la pandemia no habría un aumento en el salario mínimo para el año 2021. Y como parte de las incongruencias de la nación, Guatemala es el país con el Presidente mejor pagado de toda la región latinoamericana, beneficio que, para el caso de Guatemala, parece venir con el requisito de incompetencia. Mensualmente Alejandro Giammattei, cuyo sueldo también se encuentra entre los seis más altos del mundo, gana US$19 mil 300, que son aproximadamente Q150 mil. 

Para un Presidente que mensualmente gana 53 salarios mínimos, la incapacidad que ha demostrado desde que tomó posesión, en enero 2020, es extraordinaria. Durante más del año que ha durado la pandemia, su gobierno ha sido un barco a la deriva que, en ningún momento se organizó para responder de manera eficiente a las necesidades sociales y económicas del campo y la ciudad. Al contrario, Giammattei escogió despilfarrar dinero en un Centro de Gobierno innecesario en vez de asignar esos fondos a la construcción o mejora de hospitales o al pago del personal médico y de servicios de los hospitales del país o de los centros de salud. Mientras el personal ha seguido trabajando en condiciones paupérrimas y con sueldos atrasados. 

Esto no sorprende, ya que a menos que la persona trabajadora pertenezca a su círculo íntimo o político, el Presidente ha demostrado poco interés en los trabajadores esenciales de Guatemala. Por eso, todo el año pasado, en vez de planear un alto a los primeros contagios, el Presidente aisló a un sector de la población, pero permitió que lugares que se convirtieron en focos de contagio masivo, como las maquilas, continuaran operando, llevando así el virus a áreas pobres y altamente pobladas de la ciudad. De igual forma, sus medidas permitieron que restaurantes y cadenas, propiedad de las elites, continuaran operando, mientras que lugares de consumo y ventas populares, así como los mercados, recibieron medidas estrictas en lugar de apoyo para el manejo de la crisis. 

Ahora, el tema de las vacunas ha subrayado la incompetencia del Presidente, mentiras tras mentiras y poco interés por la vida de la población. A pesar de los préstamos millonarios, las primeras vacunas que llegaron al país fueron a través de donaciones. Y aunque Giammattei declaró que el mecanismo COVAX era “un fracaso”, las vacunas adquiridas a través de ese proceso son las únicas que han arribado en semanas recientes. Mientras que las 100 mil dosis de la vacuna Sputnik V, que dijo negociar fuera del mecanismo COVAX, debieron arribar al país el 27 de abril y aún no lo han hecho.  

Ante tanta incompetencia, en cualquier otro trabajo y con ese sueldo, Giammattei ya hubiese sido destituido. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Tratamiento de farmacéutica Lilly reduce contagios y muertes por COVID-19

El tratamiento redujo la carga viral de los pacientes y el tiempo para recuperarse de la enfermedad.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Reanudarán visitas en centros carcelarios
noticia
5 Minutos

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Pachuca y Santos toman ventaja

otras-noticias

Lewandowski sigue en duda

otras-noticias

Michael Andrew manda un aviso

otras-noticias

Publicidad