[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El que no grita no mama

opinion

Follarismos.

Lo que hay que entender es que para que pudiera instaurarse en 1889 el 1 de mayo como día internacional de los trabajadores, hubo que luchar algunos años antes en Chicago, USA, con determinación y con derramamientos de sangre contra la explotación y la barbarie. Esto significa para nosotros que si el mundo del trabajo, es decir, el mundo de los obreros y campesinos, junto con los trabajadores en general –tanto asalariados como pequeños empresarios– no se ponen mínimamente de acuerdo y no salen a las calles cuando es necesario exigir sus derechos ante los grandes capitales que rigen la economía y la política (quienes han tradicionalmente criminalizado cualquier reivindicación), entonces los dueños de dichos capitales seguirán gozando de privilegios exagerados, protegerán sus intereses personales y de clase, impondrán leyes y prácticas de abuso, y continuarán organizando la vida social y política de acuerdo a su visión miope de la vida y del mundo, divorciados de la realidad en su conjunto.

Esto ha sido así desde que Adán y Eva ejercieron su derecho a tomar decisiones por cuenta propia frente al dictado de los dioses quienes, como el gran patronato, tratan siempre de transformar a los humanos en seres sumisos y serviles. “Os daré libertad de pensar y elegir –dijo Jehovah a sus primeras creaturas–, pero si osáis tomar los frutos del árbol del conocimiento, os aplastaré a vosotros y a vuestra descendencia ‘for ever and ever’, precisamente porque os amo de manera intransigente”, dicen que le dijo dios al joven Adán que, perplejo, escuchaba a su padre sin entender si se trataba de una broma, pues todavía no había descubierto en su dueño semejante mezcla de locura y hostilidad. Y fue de la misma manera que aconteció también entre sumerios, chinos, mayas, aztecas, griegos, romanos y estadounidenses: cada vez que el populacho quería comer del árbol de los derechos humanos, las elites económicas y políticas, apoyadas naturalmente por la prensa, los acusaba de “indignantes e irrespetuosos”, de sufrir un “delirio de lunáticos poco patrióticos”, y denunciaban que los que así reclamaban eran “vagos que pedían que se les pagara por no trabajar” (“La Historia del 1 de Mayo”, Fundación Francisco Largo Caballero, UGT-España).

Para resumir: solo la acción organizada y decidida de la mayoría de las fuerzas laboriosas de un país alrededor de objetivos claros y precisos que mejoren sensiblemente nuestra condición de trabajadores y de ciudadanos, podría hacer que la rueda de la Historia avance en lugar de retroceder. De lo contrario, si no sabemos o no queremos protestar y exigir, nunca mamaremos, eso está claro, y seguiremos padeciendo esta maldita hambre y sed de justicia que nos aprieta el gaznate.    

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Cae el desempleo en Costa Rica, pero continúa elevado por la pandemia

Datos oficiales revelan que el 20,6 por ciento de la población laboral está subempleada.

noticia Roberto Blum
¿El fin del problema económico?

Necesitaremos de una gran visión colectiva y un gran esfuerzo político.

noticia EFE
La pandemia de COVID-19 en Honduras alcanza niveles más altos que en 2020

La situación es alarmante en el país porque el proceso de inoculación está estancado y no se sabe cuándo llegarán las 428 mil vacunas donadas bajo el mecanismo Covax.



Más en esta sección

“Metaverso”, en desarrollo

otras-noticias

combatiendocorrupcion@fbi.gov

otras-noticias

Diputados afines a Sandra Torres se reúnen con constructor

otras-noticias

Publicidad