[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Mártires del Quiché, beatificados

opinion

“Un pueblo y una Iglesia mártires, desagraviados en los nuevos beatos”.

El 23 de abril del año 2021 tuvo lugar la beatificación de 10 mártires. En sentido estricto se puede hablar de un pueblo y una Iglesia mártires que son representados por diez religiosos asesinados con saña por las fuerzas represivas de la época. Todo ocurrió en los años ochenta en medio de una guerra cruenta, que llevó a cerrar el 20 de julio de 1980, la Diócesis de ese departamento y a funcionar como iglesia en el exilio. Se dice en un par de líneas, pero es un hecho gravísimo que ilustra la barbarie represiva que repercutió a nivel mundial.  

En esos años Juan Gerardi era el obispo de esa Diócesis y él mismo tuvo que abandonar el país y partir al exilio a Costa Rica. Son recordatorios de lo violento que fueron esos días. Es la razón por la cual ahora, la beatificación de los mártires del Quiché, representa, aun en pequeña medida, el calvario que ese pueblo sufrió durante las dictaduras militares. De acuerdo con los cánones de la Iglesia católica a nivel mundial, y a la manera en que el Vaticano orienta la política de las beatificaciones, sabemos que una lleva tiempo, que beatificar a alguien es un proceso que suele ser largo, y que existen requisitos, normas, para que una persona pueda ser beatificada. Más aún si se trata de beatos incómodos. 

Sin embargo, es tanta la evidencia, tanta la violencia con la cual se sometió al pueblo del Quiché, que el Vaticano quiso dar un ejemplo mundial. Y se puede decir que con este acto litúrgico para el cual el papa Francisco delegó al nuncio apostólico y a las autoridades de la Iglesia guatemalteca, se hace un reconocimiento a los miles de mártires de ese departamento y del país entero. En donde se cometieron actos contra la humanidad que califican el genocidio ya condenado. De igual modo, es un resarcimiento moral a la Iglesia que sufrió junto con su pueblo los embates de la violencia represiva.  

En el acto de beatificación, miles de católicos, que pudieron ser muchos más, con protocolos de salud claros, con mascarillas, y guardando la sana distancia, asistieron a un acto que encierra un enorme valor. Hoy el mundo sabe, entiende, de los niveles inauditos que alcanzó la violencia represiva en este país. Por ello el alto significado de una beatificación en un acto encabezado por el Obispo del Quiché y el Presidente de la Conferencia Episcopal de Guatemala. Me atrevo a decir que ha sido un día de fiesta para todos los quichelenses y, agrego, para todos los católicos de Guatemala, así como para quienes en otras iglesias tienen la justicia y la reparación como un norte en sus actividades cotidianas.  

Por los mártires del Quiché y los nuevos beatos decimos: ¡Guatemala nunca más! 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Deneuve: su retorno a Cannes tras un ictus

“Cuando entré en la sala, la forma en la que me acogieron fue muy, muy emocionante”, ha confesado este domingo la actriz francesa un día después de su reaparición.

noticia Redacción/ elPeriódico
Banco Mundial: pandemia redujo la clase media en Latinoamérica
noticia AFP
Alemania devolverá los “bronces de Benín” en 2022

Contribuir a la comprensión y reconciliación con los pueblos que fueron despojados de sus bienes culturales es el objetivo de esta acción diplomática.



Más en esta sección

5 Minutos

otras-noticias

Denuncian irregularidades en la vacunación

otras-noticias

Kevin, cuarto del mundo

otras-noticias

Publicidad