[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Prepararnos para el cambio

opinion

El gran confinamiento, la inflexión de este tiempo.

Cuando hace un año se desató el COVID-19, varios columnistas acá y en muchísimos países declaramos que era el tiempo de retorno del Estado. Un Estado reformado, portador de políticas económicas notablemente diferentes a las que nos han gobernado en los últimos 40 años, en muchos ámbitos fracasadas y que acabaron de arrasar países como el nuestro. La pandemia es un punto de inflexión.

La respuesta casi instintiva de los estados fue acudir a las herramientas fiscales. Se inyectó dinero en los campos más afectados. En América Latina el esfuerzo fiscal (asignaciones y gastos extraordinarios, alivios tributarios y préstamos del Gobierno al sector privado) más importante lo hizo El Salvador (equivalente al 11 por ciento del PIB). El promedio del hemisferio fue 4 por ciento y Guatemala estuvo en el 2.9 por ciento, aunque no ejecutado y lo ejecutado, muy mal ejecutado.

Trump y otros populistas negacionistas de la enfermedad tuvieron, sin embargo, que arremangarse, y en general fueron ineficientes para lidiar con la crisis. Por eso perdieron la confianza de sus ciudadanos. Pero no es sino hasta ahora que surge una política reformista con ambiciones —y poder real— de dar un giro a la historia. Sorprendentemente el “centrista” presidente Joe Biden está personificando el cambio. Es el Roosevelt del siglo XXI.

No se trata solo de ponerle combustible a la economía por el equivalente a un 25 por ciento del PIB de Estados Unidos, sino de la orientación del gasto: vacunar a mil por hora, sostener el consumo, incentivar la creación de empleos, modernizar la infraestructura, reformar los sistemas de salud y educación (dos asuntos críticos en los que fallaron administraciones demócratas y republicanas durante cuatro décadas de fe ciega en el decálogo del Consenso de Washington) y un impuesto global a las corporaciones. 

Biden y su gente saben que la receta del ‘laissez faire’ y la derivada segunda ola de globalización abrieron una brecha planetaria abismal de desigualdad social por donde se coló —no el comunismo— un populismo devastador y depredador que reniega de responsabilidades multilaterales en cuestiones vitales como el cambio climático. Ese populismo, aún punzante, puso en vilo a su nación en los últimos años, degradó sus valores y casi colapsó sus sólidas instituciones. Multiplicó los estados fallidos, incluyendo el nuestro. El ‘establishment’ de Washington —cuyo último huésped fue Obama— deberá abandonar la zona de confort. 

El populismo no supo gestionar crisis de alcances como el de la pandemia, menos en estados fracasados como Guatemala. A pesar de los temores a los viejos fantasmas de la inflación (sobre todo, los intereses corporativos que se verán impactados), el mundo comenzará a cambiar. Y nosotros, ¿seguiremos atrapados en los dogmas monetaristas? Más allá de los enterradores de la vida, el llamado Pacto de Corruptos, hay que prepararnos para el cambio. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
Reduce la presión arterial con esta bebida por las mañanas

Consumir este té de manera regular ayuda a reducir la presión arterial hasta niveles normales incluso si tienes hipertensión en etapa 1.

noticia Investigación elPeriódico
El magistrado arrendador

Por medio de una sociedad anónima familiar, Jorge Rolando Rosales Mirón, el magistrado suplente de la Corte de Constitucionalidad electo por la Corte Suprema de Justicia (CSJ), le alquiló a partir de este mes un inmueble en la 6a. avenida Norte Número 78 de La Antigua Guatemala al Organismo Judicial (OJ), para que funcione allí el Juzgado de Primera Instancia Civil y Económico Coactivo de Sacatepéquez y la delegación de Archivo General de Protocolos.

noticia EFE
Macron pide coordinación con EEUU para lidiar con la tensión en Kabul


Más en esta sección

Becas para estudiantes de Medicina tendrán duración de nueve meses

otras-noticias

Mineduc publica acuerdo y confirma que no realizará evaluación a los graduandos

otras-noticias

“El Cártel de los Sapos”: la versión chapina

otras-noticias

Publicidad