[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Habrá un próximo bandazo de derecha a izquierda?

opinion

“Hay que reprimir al hombre para salvarlo”.

Por las similitudes y paralelismos premonitorios entre sucesos acaecidos en El Salvador, México, Cuba y Venezuela sugiero poner las barbas en remojo. Hechos inesperados podrían estar a la puerta de la casa. Veamos estos cuatro casos paradigmáticos y lo que históricamente nos advierten. ¡La historia es maestra!

Cansados de la megacorrupción e ineptitud de los partidos miopes de Arena (derecha) y del Frente (la antigua guerrilla) los salvadoreños pusieron los ojos en Nayib Bukele, un hombre joven y carismático, que en 2019, se hizo de la Presidencia en primer vuelta electoral con el lema de campaña de que el dinero alcanza cuando nadie lo roba. El desastroso legado de la derecha y la izquierda salvadoreña es pobreza y quiebra del país, con una inmanejable deuda pública del 89 por ciento del PIB. Me parece que el fracaso histórico de estos gobiernos explica el señalamiento del diario español ‘El País’, según el cual al 54 por ciento de los salvadoreños les da igual vivir en democracia que en dictadura. Para nuestros vecinos la democracia solo tiene el 28 por ciento de apoyo, el más bajo de toda Latinoamérica. 

Calcado, este es el esquema que en México llevó al poder al partido Morena, de nuevo cuño, y a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a la Presidencia en 2018, con la promesa de realizar la Cuarta Transformación. Efectivamente, los mexicanos ya no aguantaban más la histórica corrupción e ineptitud del PRI. Un viejo cansado, que habla en cámara lenta, fue llamado a enterrar al PRI. Quienes votaron por AMLO creyeron que así sepultarían también la corrupción, lo cual no es así de sencillo.

Calcado, es también lo que ocurrió en Cuba en 1959. Cansados de la falta de democracia y de la corrupción del gobierno de Fulgencio Batista, los cubanos pusieron sus ojos en el barbudo de Fidel Castro, quien con gran carisma les ofreció democracia y derechos humanos, que luego jamás se han hecho realidad en más de 60 años.

Calcado, es lo que pasó en Venezuela, en donde los habitantes, cansados de la corrupción e ineptitud bipartidista de gobernantes socialdemócratas y socialcristianos, en el año 2000 llevaron a la Presidencia al mitómano teniente coronel Hugo Chávez, quien junto a su sucesor Nicolás Maduro llevaron a un país próspero a la quiebra. En parte, a estos líderes los crea la coyuntura y, sin que nadie anteriormente lo pueda imaginar, emergen con la fuerza de un volcán que, sin previo aviso, inicia su ciclo eruptivo.

Como en su oportunidad en El Salvador, México, Cuba o Venezuela, aquí todos los guatemaltecos estamos también hartos de la corrupción e ineptitud de gobiernos que han robado hasta las esperanzas del pueblo. Así, es posible que en las elecciones que tendrán lugar en dos años o en las de dentro de seis años, tenga lugar un bandazo. Salvo un cambio improbable, para mi el bandazo es solo cuestión de tiempo, por el hartazgo que hay de una derecha megacorrupta e ineficiente. En El Salvador, como los corruptos eran de izquierda y derecha, los ciudadanos pusieron los ojos en un tecnócrata. En México, como los gobiernos del PRI se habían derechizado, los mexicanos viraron la vista a un viejo de izquierda. En Cuba la corrupción de derecha forjó el apoyo inicial a Fidel. En Venezuela, cansados de un bipartidismo incapaz y voraz, los habitantes se decantaron por un militar hablantín.

En el caso de Guatemala, si todo sigue como hasta ahora (no hay razón para pensar que ocurra lo contrario, máxime ahora que el derechista Pacto de Corruptos controla todo el andamiaje gubernamental) el viraje será de la derecha miope y corrupta a una izquierda, ya sea demócrata o radical y obsoleta. Así como en Nicaragua se pasó de un somocismo de derecha a un somocismo de izquierda de la peor calaña; en el peor de los casos, aquí pasaríamos de un Pacto de Corruptos de derecha a uno de izquierda radical, solo con cambio de los personajes de la foto. Si Codeca y secuaces llegan a hacer gobierno será porque la derecha daltónica les abrió las puertas. Si no hay una alianza de izquierdas, cabría esperar que la más radical haga a un lado a la más moderada. Los grupos políticos que giran alrededor de Codeca llegaron lejos en las elecciones pasadas.

Aunque la lucha contra la corrupción no tiene ideología, en Guatemala, sin embargo, la derecha cegatona le ha dejado el estandarte anticorrupción a la izquierda. Aquí ya solo falta el líder de izquierda con un poco de carisma, sea o no este un demócrata. ¡La derecha ya regó la pólvora! Lo peor es que no se han dado cuenta. Un posible detonante social podría ser el fracaso general en la vacunación.

Por otro lado, salvo excepciones, el latinoamericano siempre está a la caza de dirigentes salvadores, aunque estos a la larga no sean demócratas, porque en nuestro ADN político y social figura la autocracia. La tradición Iberoamericana es autocrática. Lo es igual para conservadores que para liberales y para socialistas. Fidel Castro gustaba repetir: “Hay que reprimir al hombre para salvarlo.” (Fidel solo se quedó en la primera parte de la sentencia, porque solo reprimió y esclavizó al cubano). Castro despreciaba los valores y prácticas democráticas del liberalismo anglosajón, a las que imputaba las “fracturas morales del mundo.” Igual lo hizo Chávez y lo realiza hoy el socialismo del siglo XXI y el Foro de São Paulo.

El amor latinoamericano por la autocracia lo refleja el Barómetro de las Américas, cuyas  encuestas realizadas en 2018 y 2019 arrojaron que solo el 57 por ciento de los latinoamericanos apoya la democracia como la mejor forma de gobierno, lo cual significó un retroceso con respecto a mediciones anteriores. En el caso de Guatemala, a tres de cada diez chapines les da lo mismo vivir en democracia que en dictadura. Nuestro simulacro de democracia ha desilusionado a los guatemaltecos, muchos de los cuales, de buen grado, aceptarían vivir bajo una dictadura, siempre que sus dirigentes prometieran algo más de lo escaso y decadente que ofrece el derechista Pacto de Corruptos, que solo es una Alianza Criminal, inepta para gobernar. ¡Del carajo! 

gasturiasm@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico *
Mynor Moto presenta antejuicio contra la jueza Erika Aifán

El abogado Mynor Moto busca que se retire la inmunidad a la jueza Erika Aifán por girar una orden de captura en su contra.

noticia Édgar Pocón/elPeriódico
Galería | Una cita con la naturaleza
noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Consejo de la Carrera Judicial señala que Moto continúa en situación de excedencia


Más en esta sección

Los olvidados limpiadores inmigrantes de la Zona Cero

otras-noticias

Jueces han concedido la libertad anticipada a más de 2 mil condenados

otras-noticias

EE.UU. aumentará “vuelos de deportación” para inmigrantes

otras-noticias

Publicidad