[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La foto

opinion

Una imagen suele decir más que mil palabras; pero cuando los que debiesen aparecer en la imagen están ausentes, mil palabras se quedan cortas.

Llegó y se fue la comitiva de funcionarios de altísimo nivel de la administración del presidente Joe Biden, no sin antes, por supuesto, posar para la cámara junto a quienes ven como interlocutores de la agenda trazada para el Triángulo Norte de Centroamérica. 

En El Salvador, el presidente Nayib Bukele eligió no recibirlos; a Honduras decidieron no ir y en Guatemala, sorprendentemente se hizo presente el Ejecutivo en pleno. La gran ausente durante la visita fue la lista prometida por la representante Norma Torres, quien había ofrecido que durante la visita se publicarían los nombres de actores corruptos en la región. El mensaje es claro: combatir las causas que dan origen a la emigración ilegal hacia su país e incrementar los esfuerzos para el combate al narcotráfico. Este es el genuino interés de Estados Unidos en la región, pues nos hemos convertido en vecinos parias que representan para ellos una amenaza a la seguridad nacional. El Estado en el que se encuentran las instituciones democráticas y el proceder de sus gobernantes, funcionarios y actores clave son los obstáculos que harán imposible su agenda. Por ello, sin duda alguna, habrá un alto escrutinio y apoyo al fortalecimiento de los sistemas de justicia, al reajuste de los interlocutores en temas de desarrollo económico y social, y se señalará a quienes nos han llevado a donde hoy nos encontramos. Por lo menos, a quienes no cooperen con la agenda trazada.  

La diplomacia les obliga a cuidar las formas; la realidad demanda que actúen con todos los recursos a su alcance. Sin embargo, para vislumbrar algún tipo de éxito es necesario limpiar la mesa, y ya empezamos a ver señales de esto. Una imagen suele decir más que mil palabras, pero cuando los que debiesen aparecer en la imagen están ausentes, mil palabras se quedan cortas. De la fiscal general Consuelo Porras no hay instantáneas y de quienes ayer le rindieron homenaje, tampoco. El Organismo Legislativo fue ignorado; la comitiva otorgó el lugar protagónico a varios operadores de justicia. La sociedad civil se mantiene presente y algunos representantes del sector privado aún son tomados en cuenta. Sin embargo, es indiscutible que empezamos a ver un reajuste de los protagonistas. Ahora bien, tengamos en cuenta que limpiar la mesa no significa el desmantelamiento de las estructuras actuales. Los americanos, al fin y al cabo, trabajarán con lo que esté disponible. No obstante, las reglas las dictan ellos y a puerta cerrada también hay agendas, reuniones, compromisos y negociaciones. Que no hayan posado, no significa que no se reunieron o que no les hayan dictado la plana. 

El problema de la región no solo está sobrediagnosticado, sino que también sobran las recetas para curarlo. Dependiendo del sector, cada uno pretende saber cuál es el camino para salir del atolladero en el que vivimos. Unos quieren borrón y cuenta nueva, que las energías vayan hacia adelante. Otros piensan que sin ver hacia atrás es imposible construir un futuro diferente. Lo que está claro es que quienes no se benefician del sistema perverso, quieren una mejor Guatemala; lo que hace falta es definir en consenso qué significa eso. Estoy convencido que jamás lo podremos hacer. Por ello, debemos aprovechar que el Norte se ve obligado a poner la mira en la región. Si sabemos bailar al son que nos toquen, podremos construir un país diferente. No podemos seguir expulsando a nuestros connacionales, convirtiéndolos en el producto líder de exportación. Esa es una vergüenza para Guatemala. Hoy es cuando debemos romper filas con quienes llevan una agenda divorciada de los intereses de la mayoría, y, por ende, del ahora incómodo vecino del Norte. Caer en el cínico juego del presidente Alejandro Giammattei cuando asevera que en Guatemala no hay corrupción y se hace de la vista gorda ante la realidad nacional, no solo es un grave error sino que quienes caigan en él, serán sacrificados por los que hoy deciden apostarle a un mejor país.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europa Press
Descubren fósiles de una nueva especie de mamífero

Esta “Bestia de los cinco dientes” habitó la Patagonia durante el período Cretácico.

noticia AFP
Misión de OMS en China no halla por ahora datos contundentes sobre origen del COVID-19

La transmisión desde un animal es probable, pero “no se ha identificado aún”, dijo Liang Wannian, jefe del grupo de científicos chinos.

noticia Jose Rubén Zamora
Negocio pestilente


Más en esta sección

Un hombre captura en vídeo cómo un pequeño remolino en el campo levanta heno y tierra

otras-noticias

La inflación anual subió ocho décimas en la eurozona en agosto, hasta el 3 %

otras-noticias

Convierte tus cuentas por cobrar en efectivo inmediato con Factoraje Banrural

otras-noticias

Publicidad