[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¡Vientos fuertes desde el Norte!

opinion

Un impuesto a la renta  a nivel global  pondría así un final a la era Trump.

Bien nos dice Alejandra Colom en su último libro ‘Disidencia y disciplina’, que dentro de la “maraña” de relaciones aldeanas que se mantienen en los ambientes oligárquicos locales enmudecer y hacerse los locos es la mejor opción, principalmente para la clase media urbana.  Y ello resulta terrible porque ser indiferentes ante lo que ocurre nos coloca como en la alegoría de la caverna de Platón, en donde se compara el efecto de la educación y de la falta de ella en nuestra naturaleza, cultura y forma de ser.

Nos están viniendo fuertes vientos del Norte, mejor llamados vórtices polares, que son flujos turbulentos en rotación espiral con trayectorias de corrientes cerradas. Cuando los mismos se trasladan a climas más calientes se provocan torbellinos, y las advertencias de los más altos funcionarios de la administración Biden, pues allí están mis buenos amigos Renzo Rosal, Édgar Gutiérrez y otros buenos analistas para ilustrar a la población sobre sus probables consecuencias.

Nos ocupa esta columna un nuevo vórtice: el de doña Janet Yellen, actual secretaria del Tesoro del Gobierno de los Estados Unidos. La destacada funcionaria está preparando con el grupo de los 20 una tasa mínima de impuesto corporativo global. Es decir, un impuesto directo que grava la riqueza de las grandes corporaciones, principalmente las que vienen sacando raja del mundo pandémico, de las nuevas conectividades y de los grandes descubrimientos que se vienen logrando ante las  exigencias de una cuarta revolución industrial con mayor respeto a los recursos naturales.

Yellen también ha hecho un llamado fuerte a los países que albergan paraísos fiscales y que no tienen respeto a la regulación del lavado de activos, y en los cuales el secreto bancario no solo se practica con generalidad en buena parte de las empresas y hogares, sino en donde hay fronteras grises entre la economía lícita y todas aquellas otras actividades que, como en el caso guatemalteco, vienen forjando gradualmente un Estado fallido.

Resulta alentador que para estas nuevas regulaciones se viene apelando a la vigencia del multilateralismo; es decir apelar al esfuerzo conjunto de entidades como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la OECD, y en nuestro caso, forzosamente el Banco Centroamericano de Integración Económica y el Sistema de Integración Centroamericana que, a mi juicio, viene pasando de noche una era en donde tan necesario sería su liderazgo.

Un impuesto a la renta  a nivel global  pondría así un final a la era Trump de rebaja de impuestos a los sectores de negocios superrentables, siendo ello, además, un pilar central para el impulso de un programa masivo de ingeniería civil que se pretende llevar a cabo en Estados Unidos, con la construcción de puentes y caminos, de la mano del denominado “Green financing”, o financiamiento a inversiones amigables con el ambiente. Se busca así una tasa del 28 por ciento sobre las rentas corporativas y eliminar los paraísos fiscales.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Guatemala mantiene reporte de más de mil casos al día COVID-19

El Ministerio de Salud reporta en la última jornada se reportan 1 mil 004 casos del nuevo coronavirus.

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
MuniGuate retiró más de 300 toneladas de basura durante los días festivos

La alcaldía continúa trabajando en el cumplimiento de todas las medidas sanitarias para evitar contagios de COVID-19.

noticia AFP
Argentino Benavides se consagra

El argentino Kevin Benavides (Honda) ganó este viernes el Dakar 2021 en la categoría motos, al término de la 12ª etapa entre Yanbu y Yedá, obtenida por el estadounidense Ricky Brabec (Honda).

 



Más en esta sección

Igor Stravinsky: Le Sacre du Printemps

otras-noticias

El “Dream Team” en tiempos de abundancia

otras-noticias

Hans Küng, “el incómodo”

otras-noticias

Publicidad