[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Recordando a Nadia L.

opinion

Buscamos que se nos juzgue mejor de lo que la naturaleza nos dio.

* Siempre lo sorprende a uno oír su propia voz grabada. “¿Ese soy yo?”. Tu propia voz te parece demasiada aguda, o demasiado grave, demasiado lenta o demasiado precipitada, mal puesta, mal colocada, desfasada, inesperada, voz de viejo, voz de carretero. Al principio no reconoces el timbre ni la velocidad. Y eso que observas que  la grabación refleja correctamente la voz de otro. Pero la tuya no.

Sabes pertinentemente que eres tú el que ha  pronunciado esas palabras, esas frases. Sin duda identificas tu discurso. Pero como si fuera dicho por otro de un ángulo curioso. Eres tú y no tú. Te sorprendes de repente  y caes en un vacío, en una falla inesperada. Tú te conoces de adentro. Esta vez te percibes de afuera. Los profesionales están acostumbrados. Los de radio que efectúan grabaciones lo están, se conocen la voz tanto desde adentro como desde afuera. Trabajan con esta materia. Están acostumbrados a oírse, y ya no experimentan la sorpresa y el malestar que suscitan las primeras veces que uno escucha su propia voz tal como la oyen los demás. 

Antes de la revolución tecnológica y en el mundo de otras épocas, ningún ser humano podía escuchar su propia voz, ni ver su imagen tal como la percibían los demás. Las máquinas diabólicas han hecho posible oírse, verse, conocerse desde afuera. ¿Ese soy yo? Y la confusión se instala. Pero a la vez las correcciones que uno desea exigirse a sí mismo se ensayan. Modular la voz, bajar o alzar el tono, más lento, más rápido por momentos. Movimientos corporales también. Buscamos que se nos juzgue mejor de lo que la naturaleza nos dio.

La vanidad  es infinita. 

*Caricia. Un suspiro, un desvanecimiento. Algo que casi no existe. Una fugacidad mantenida. Si es insistente ya no es caricia. Deja paso al masaje, a la estimulación,  actividades muy respetables pero que ya no son caricia, la que tanto más leve cuanto más exquisita… 

(Estas  son  expresiones  recordando a Nadia L., y que fueran confiadas a Casandra en alguna época remota).  

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Europapress
Un conductor captura en vídeo el choque de un tren con el remolque de un camión

En las imágenes se puede ver cómo el camión atraviesa el paso a nivel y deja atravesado su remolque.

noticia AFP
Leipzig toma el liderato

El RB Leipzig se colocó líder provisional en la Bundesliga gracias a su victoria por 1 a 0 en el terreno del Stuttgart, este sábado en la 14ª jornada, en el día del arranque futbolístico del año 2021 en Alemania.

 

noticia
Dueño de gasolineras atacado en Gualán tenía asignados agentes de la PNC

Seguridad de la PNC solo se otorga mediante orden de juez, asegura vocero policial.



Más en esta sección

Hombre infectado de COVID-19 fue capturado junto a 57 personas en club nocturno

otras-noticias

Igor Stravinsky: Le Sacre du Printemps

otras-noticias

El “Dream Team” en tiempos de abundancia

otras-noticias

Publicidad