[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Medrar de la debilidad institucional

opinion

¿País decente o el infierno que aviva el Pacto de Corruptos?

En 2020 el gobierno no pudo inyectar a la economía el equivalente al tres por ciento del PIB. En 2021 no puede inyectar la escasa vacuna conseguida. La organización de la vacunación contra el COVID-19 es otro desastre.

Explicar tanta chambonería como “debilidad institucional” es una muletilla desgastada. No interpela responsabilidades directas y tampoco alumbra procesos de fortalecimiento institucional. 

Los casos más recientes y patéticos son Jimmy Morales, que pasó cuatro años en la luna –como bien nos recuerda la popular sección dominical de elPeriódico–, mientras implosionó la moral del servicio público. Y Giammattei que lleva 15 meses vociferando a diestra y siniestra, y bajo sus narices se edifica el más grande monumento público a la inutilidad.

Los actores centrales de esta farsa de gestión de Estado están ocupados en sus pequeños juegos de poder: demostrar que tengo fuerza para que me tomen en cuenta y canjear mis votos –irrelevantes para el país– por pagos en efectivo, promesas de obras, control de feudos de oficinas públicas y cuotas de empleos, sobre las que puedo cobrar altísimos peajes.

Por la cabeza de estos gobernantes ya no se asoma la vieja preocupación de que en las próximas elecciones recibirán el voto de castigo que los sacará del ring. Saben que sus símbolos partidarios serán aborrecidos, pero que si desde ahora financian (con dinero público) a potenciales  ganadores –como Jimmy Morales y sus ministros a Giammattei– el mecanismo seguirá funcionando.

A ellos no se les puede pedir que fortalezcan la institucionalidad, pues su negocio consiste en medrar de la debilidad institucional, empezando por el embuste del llamado sistema de partidos. Fortalecer instituciones públicas es veneno para el Pacto de Corruptos. Además de las razones obvias de ganar impunidad y, cuando se requiera, fastidiar a sus críticos, por eso se empeñan tanto en acaparar el sistema de justicia. Necesitan domesticarlo enteramente, o sea, dejarlo en la ruina institucional.

Implícitamente, la ciudadanía guatemalteca y la administración Biden arribaron a la misma conclusión: las instituciones públicas están desahuciadas, apenas se puede trabajar con algunos de sus agentes, valientes, pues deben resistir desde dentro el acoso del Pacto de Corruptos. Washington quiere trabajar con la sociedad civil comprometida con una agenda pública. No seguirá alimentando este oneroso Estado, bajo dominio de la corrupción y el crimen. No es cuestión de dinero, sino opción de alianzas.

Negando instituciones, parece que caemos en un punto muerto. Pero en los próximos años de salida del COVID-19 y revaloración global de lo público, el balón caerá en la sociedad civil con agenda pública y en los partidos institucionales y democráticos, sean de derecha, centro o izquierda. Nos desafiará la Historia. ¿Qué queremos? ¿Un país decente o este infierno que aviva el Pacto de Corruptos?

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Nube y ciberseguridad, tecnologías clave para enfrentar los retos empresariales del 2021
noticia Mario Roberto Morales
El futuro llegó ayer

Tres novelas que resultaron proféticas.

noticia AFP
OMS: la vacuna anticovid de AstraZeneca presenta aún más beneficios que riesgos

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

El BID ofrece mecanismos de garantía para adquirir vacunas

otras-noticias

5 Minutos

otras-noticias

El Hospital Herrera Llerandi realiza el primer trasplante de hígado en Guatemala

otras-noticias

Publicidad