[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Una tradición tan guatemalteca

opinion

Vale la pena recordar que si bien las procesiones tienen un origen de evangelización religiosa, con el paso de los años, el fenómeno ha trascendido a otros ámbitos de la vida social.

Pamplona tiene la Feria de San Fermín; México tiene el Grito de la Independencia y el Día de los Muertos. Colombia tiene el Carnaval de Barranquilla; Brasil, el Carnaval de Río; Estados Unidos tiene el ‘Super Bowl’, el 4 de julio, Acción de Gracias y el Desfile de las Rosas. Guatemala tiene su Semana Santa. 

Sin duda, ninguna actividad en Guatemala moviliza la cantidad de personas, inyecta la cantidad de recursos económicos, expone al unísono tantos elementos propios del patrimonio artístico nacional, tiene tanto valor histórico o genera una experiencia sensorial tan completa, como la Semana Santa. 

Vale la pena recordar que si bien las procesiones tienen un origen de evangelización religiosa, con el paso de los años, el fenómeno ha trascendido a otros ámbitos de la vida social al punto en que se ha convertido en un patrimonio propio de los guatemaltecos precisamente por su valor social, artístico y cultural.

Antigua Guatemala se colma de turistas interesados en conocer la experiencia visual de las procesiones y las alfombras. Solo el quinto domingo de Cuaresma, cuando recorre las calles empedradas la procesión de san Bartolomé Becerra, ingresan a la Ciudad Colonial más de medio millón de personas. Ni siquiera para Año Nuevo, la Ciudad Colonial recibe ese número de visitantes en un solo día.

El impacto económico de la temporada es muy importante. En 2011, el buen amigo Mario García Lara junto al Grupo Satélite determinaron que la Semana Santa en Antigua genera un movimiento económico de alrededor de US$85 millones (por inflación y crecimiento real debió rondar los US$120 millones en 2019), los cuales se focalizan en hoteles, restaurantes, transporte, comercio vinculado al turismo, artesanías y en el sector informal. A ello sumemos los ingresos que se agencia la municipalidad por los cobros de parqueo o por ingreso al municipio y los arbitrios por asignación de locales comerciales. 

En el Centro Histórico, miles de personas retoman el control sobre ese espacio público que se ha ido perdiendo ante el bullicio urbano y la delincuencia. Solo entre Jueves y Viernes Santo, se estima que la zona 1 recibe casi un millón de visitantes, quienes van en búsqueda de experiencias culturales que además de las procesiones, incluyen la gastronomía de la época, la floristería estacional, los diseños artísticos de andas, o simplemente la experiencia de caminar por el centro en búsqueda de la procesión o del sagrario.

A ello sumemos algunos valores propios del patrimonio vinculado a la época. La imaginería de pasión guatemalteca es quizá una de las más reconocidas a nivel mundial, al punto en que obras de escultores como Mateo de Zúñiga y Juan Ganuza encontraron su camino hasta templos y colecciones privadas en Iberoamérica, España e Italia. Las marchas que se interpretan en las procesiones de Semana Santa, son -después de la marimba- el segundo mayor aporte de Guatemala a la música occidental. Obras de autores nacionales se han incorporado al repertorio musical de la Semana Mayor andaluza e italiana. 

La relación entre la Semana Santa y la historia política del país también es de suma relevancia. La imagen de Jesús de La Merced, de la cual era devoto el presidente Rafael Carrera, ostenta el grado de “coronel del Ejército” y el título de “Patrón Jurado contra las Calamidades”. En tiempos de pandemia, vale recordar que la imagen ha sido procesionada en momentos de calamidad: en 1717 salió en procesión luego de la erupción del volcán de Fuego; en 1724 y 1774, luego de plagas de chapulines; en 1783, por la peste que acabó con el ganado; en 1801, por la peste de langosta; en 1857, en rogativa por la paz ante la invasión de William Walker y los filibusteros; y en 1976, luego de los terremotos del 4 de febrero.

¿Qué otra actividad de la vida social, artística y cultural de Guatemala conjuga tantos elementos tan propios de nuestras tradiciones y costumbres y se ha logrado heredar de generación en generación? Esa, por cierto, es la definición de libro de texto de “patrimonio cultural”.  

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia José Alejandro Arévalo Alburez
A menos pandemia mejor economía

Superada la crisis vendría el reseteo mundial.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Acción Ciudadana presenta denuncia contra Mynor Moto y 82 diputados

La denuncia también es en contra de los integrantes de la Sala Primera de la Corte de Apelaciones y su secretaria.

noticia Redacción/ elPeriódico
Noche de luna en el museo


Más en esta sección

Alfonso Carrillo presenta amparo en contra de la Asamblea de Presidentes de los Colegios Profesionales

otras-noticias

Organismo Judicial le da “me gusta” a una cuenta de un netcenter

otras-noticias

Sube a 56 el número de enfermos con COVID-19 en el Hogar San Vicente de Paúl

otras-noticias

Publicidad