[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Los calificativos del Norte para el Sur

opinion

Ahora van por la raíz del problema, al darse cuenta de que una barrera física –un muro fronterizo– no es la solución.

Convertidos en un tema de seguridad nacional para el Gobierno de Estados Unidos, este se ve en la necesidad de “cooperar” (término que utilizó para evitar levantar pasiones) en los asuntos internos de los países que conforman el Triángulo Norte de Centroamérica. Conocidos por sus intervenciones, algunas de estas han llegado a reemplazar gobiernos cuando estos atentan en contra de sus intereses, instaurando uno afín a su agenda. La situación actual no será la excepción sino la histórica norma. 

Ahora bien, las condiciones que vivimos hoy son un tanto diferentes, pues la cantidad de inmigrantes ilegales que residen en ese país, y que continúan llegando, se les ha salido de control. Solo Guatemala espera recibir cerca de US$12 mil millones provenientes de las remesas de estos connacionales, quienes, desde la ilegalidad, se han convertido en un engranaje protagónico de la economía del país. Esta es una situación idéntica a la de El Salvador y Honduras. Detener el flujo de migrantes en las fronteras no ha sido posible, y solo representa una fracción de la solución. El control de las fronteras es una agenda bipartidista del Gobierno estadounidense, en la que lo único que cambia es la forma, pero no el fondo. El gobierno demócrata del presidente Barack Obama expulsó una cantidad mayor de ilegales que su sucesor, quien, empeñado en la construcción de una barrera física, no tuvo empacho en separar a los niños de sus familiares, muchos de ellos quedaron perdidos en el sistema. Desde estas premisas, sería inaudito que cualquiera de los tres países exigiera su soberanía o denunciara de injerencia extranjera a un país que se ve invadido por los vecinos de su patio trasero. Esta vez no es un tema ideológico como lo fue durante la Guerra Fría o económico y geopolítico, como ocurre con el Oriente Medio. La abrumadora invasión de migrantes ilegales es un tema de seguridad nacional y se ven obligados a detenerla. 

Ahora van por la raíz del problema al darse cuenta de que una barrera física –un muro fronterizo–, no es la solución. El Gobierno estadounidense se enfocará en las causas del por qué las personas emigran y utilizarán todos los recursos a su disposición para evitar los efectos, sin tener que librar una batalla humanitaria en sus fronteras. Basta con ver los calificativos que utilizan quienes serán responsables de ejercer esta presión e implementar la agenda trazada para entender por dónde va la cosa. El mero hecho de designar a la vicepresidenta Kamala Harris como responsable del manejo de la situación debiese dejar claro el nivel de importancia puesto por el gobierno de Estados Unidos al tema. De igual manera, la inesperada cancelación de la visita de Juan Sebastián González –consejero en temas de América Latina ante el Consejo de Seguridad Nacional–, quien en una entrevista dijo: “La elite depredadora también tiene la culpa de la crisis migratoria”, es un duro mensaje de la intolerancia de su Gobierno.

La representante Norma Torres, sin pudor alguno, se refiere a los tres países centroamericanos como “narcogobiernos” y el apoyo al fiscal Juan Francisco Sandoval y a jueces como Erika Aifán es indiscutible. La crítica desde el Norte al proceso de elección de cortes en Guatemala ha sido recio y directo. Queda claro que no están de acuerdo con el cómo y con quiénes han manoseado el sistema. La Lista Engel hace su debut, y, dependiendo del actuar de los líderes de los diversos sectores en cada uno de los tres países, la veremos sumando nombres que jamás pensamos ver en una lista de esa índole o, simplemente, veremos a muchos de estos apoyar el cambio. La mesa hoy se somata y no queda más que dar la última batalla o ceder. A juzgar por la historia, acá en el Sur siempre llevan la de perder.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Biden promete defender los derechos humanos ante Putin en su cumbre de junio

El presidente demócrata también recordó que mantuvo una larga conversación telefónica en febrero con su homólogo chino, Xi Jinping.

noticia Comunidad / Tomado de Marketers by Adlatina
¿La pandemia hizo el consumo más consciente?

En una primera etapa de la pandemia, las marcas se volcaron a realizar acciones o campañas con alto compromiso social.

noticia José Manuel Patzán/elPeriódico
Robo de vehículos se concentra en la ciudad

Delincuentes utilizan a menores de edad para operar.



Más en esta sección

5 Minutos

otras-noticias

Denuncian irregularidades en la vacunación

otras-noticias

Kevin, cuarto del mundo

otras-noticias

Publicidad