[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Con olor a corozo

opinion

sobremesa

La Semana Santa inicia el Domingo de Ramos, día en que los cristianos rememoramos la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén montado en una borriquita osca y furiosa, la cual cuenta la tradición se volvió mansa  y sumisa ante la presencia luminosa del Señor.

Para los devotos y seguidores cuaresmales y de Semana Santa, estos tiempos “covidianos” nos han tenido patas arriba y con el corazón triste, especialmente este año de tantas contradicciones, en donde se abren playas para vacacionistas y se invita a salir a conocer Guatemala, pero nos prohíben los actos devocionales, de enorme raigambre,  ordenándonos cerrar filas y vivir la época de manera íntima y a puerta cerrada, lo que hermandades y fieles católicos obedecemos sin chistar palabra, sabedores de los peligros de la pandemia.  

Mucho de nuestra vida cotidiana está marcada por las festividades del calendario católico siendo la Cuaresma y Navidad las celebraciones familiares  más importantes en Guatemala.  Y es por esta causa que este segundo año en abstinencia de los populares cortejos procesionales  nos tienen a muchísimos un poco destanteados y memoriosos, como  barco sin timonel o con esa sensación de oveja sin pastor como se sintieron los apóstoles cuando encontraron el sepulcro vacío.  

Así andamos muchos, tristes y cabizbajos; sin brújula, pues las actividades que han marcan por siglos nuestra Semana Mayor están prohibidas un año más, y resignados esperamos que el año entrante los aires se aclaren y los guatemaltecos podamos de nuevo salir a la calle a conmemorar, como Iglesia activa y manifiesta, nuestras populares y entrañables procesiones: tan antiguas como la ciudad misma; tan arraigadas como la fe heredada de nuestros ancestros, quienes nos enseñaron desde la cuna las devociones y creencias, tradiciones de más de cuatrocientos años, honrando al Jesús Nazareno y la Virgen Dolorosa de nuestra elección.

Muchísimo hay que agradecerles este año a las hermandades y sacerdotes comprensivos y comprometidos con los fieles seguidores de la Pasión de Jesús, porque gracias a su entrega, creatividad y trabajo han abierto los templos, dándonos la oportunidad de orar y meditar frente a nuestras imágenes procesionales en hermosas velaciones, espacios que para muchos fieles es bálsamo generoso para nuestro espíritu y una forma de llenar ese espacio pequeñito, morado y con olor a corozo, que esta Semana Santa tenemos en el corazón.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
MP: José Luis Benito aprobó adjudicación fraudulenta de obra Libramiento de Chimaltenango

El Ministerio Público señala por el delito de fraude a exfuncionarios del Ministerio de Comunicaciones.

noticia Luis Aceituno
Irnos de aquí

Lado B

noticia Redacción Cultura
Inicia el Simposio de Investigaciones Arqueológicas y así se puede ver en línea

El encuentro anual inicia hoy y concluye el viernes 30 de julio. Será virtual.



Más en esta sección

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Erick Barrondo no pudo consumar otra hazaña

otras-noticias

Poesía guatemalteca: este es el nuevo libro de Carolina Escobar Sarti

otras-noticias

Publicidad