[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Kixampe / Vengan

opinion

Alzar la voz como gesto político.

Si en algo bueno destaca Guatemala, es en sus artes: textiles hilados a mano, música, literatura, cine… El país es reconocido internacionalmente por los grandes aportes que se han hecho en diversos campos de la cultura. A propósito, es necesario recordar que los espacios que se abrieron a partir de la firma de la paz, son territorios que se ganaron a costa de mucho dolor, y que la libertad de expresión que hoy disfrutamos, es un derecho inalienable que toca defender. 

No todas las personas gozan de ese derecho, porque la censura política, económica, sexista y racial, impide que todas las voces sean escuchadas. De ello deriva que en la posguerra se haya utilizado frecuentemente la imagen de ‘romper el silencio’, para denunciar, para exigir, para proponer. Sorprende que en un medio donde predomina la estrechez mental y los recursos materiales para las artes son escasos, logre salir cada año una producción nada despreciable de obras admirables por su calidad, por su mensaje y efecto en la sociedad. 

Digo todo esto, pensando en la recién estrenada ‘Kixampe’, una canción a dos voces, interpretada por dos artistas combativas, arrechas, bellas: Sara Curruchich, rapeando en kaqchikel y cantando con su voz de agua, y Rebeca Lane, poniendo el acento en la resistencia, en la poesía, en la memoria, ambas conjugando sus luminosas fuerzas. El video que acompaña a la canción, disponible en redes sociales, fue hecho por un equipo mayoritariamente de mujeres de distintas procedencias, edades y especialidades, lo que también es significativo, porque representa la capacidad de tender puentes, la voluntad de confluir desde la diversidad para construir juntas. Pone de relieve que podemos reunir energías para desatar las potencias de la transformación y echar a rodar círculos virtuosos de bienestar.

Puedo decir que desde la primera vez que vi ‘Kixampe’, me pareció que todo estaba bien, que conjugaba una fotografía penetrante, con la interesante coreografía de Yutzil Pablo, los hermosos tejidos de Angélica Serech, la ambientación, y la presencia de las personas desaparecidas y asesinadas, cuyas osamentas yacen en el memorial de Palabor, Comalapa, donde fueron desenterrados los restos las víctimas capturadas en lo que fuera un destacamento militar, y hoy es escenario de un encuentro de historias y deseos colectivos. Felicito a Rosa Chávez, Verónica Sacalxot y Gerardo del Valle por la dirección, producción y fotografía, así como a todas las personas que hicieron posible este regalo para la comunidad. Cada detalle, cada puntada, contribuye al hermoso resultado.

Este Día Internacional de las Mujeres tuve la dicha de ver en el escenario de la Plaza de las Niñas, a varias artistas potentes, con palabras fuertes, directas, poniendo sus cuerpos en el camino de construir sociedades justas, sin violencias, que es lo que las feministas queremos. En las calles vi a muchas jóvenes, con distintas demandas y formas de manifestar, también presentes y activas, animadas por las rolas de estas musicantes políticas. Eso me conmovió a fondo, porque constata que la lucha feminista tiene continuidad, y que nuestros hilos tejen la historia de las resistencias.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Alexander Valdéz/elPeriódico
Juzgados se inhiben y trasladan antejuicios a la CSJ
noticia Marcela Gereda
La comunidad científica exige un cambio estructural
noticia César Leonel Mejía Rodríguez / DPI 1876 03146 0101
¿De qué está hablando el Presidente del Congreso?


Más en esta sección

El caso Odebrecht, bajo la lupa

otras-noticias

Interpol retira de su lista roja a expresidente Sánchez Cerén de El Salvador

otras-noticias

Funcionarios de Salud de Xela se enfrentan por hospital clausurado

otras-noticias

Publicidad