[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Década perdida

opinion

La mezcla de errores y vacíos nos está pasando una factura imposible de pagar.

En la década de los años 80, la mayoría de países latinoamericanos experimentaron crisis económicas, con amplias repercusiones negativas en diversos órdenes; que dieron lugar al concepto de “década perdida”.  La caída de los precios de las materias primas y el incremento de las tasas de interés en los países industrializados generó grandes flujos de capitales, que provocaron masiva depreciación de los tipos de cambio, aumento de la deuda externa (que la convirtieron en impagable) e inflaciones de miedo.  Ello dio lugar al abandono de modelos económicos de industrialización por sustitución de importaciones y la adopción de la estrategia de crecimiento orientada hacia las exportaciones. Las secuelas fueron muchas y pasaron varios años para estabilizar la situación. 

En Guatemala, afrontamos una década perdida con otros orígenes y connotaciones. La acumulación, al menos, de la mitad del periodo de Pérez Molina, más los cuatro años de J. Morales, más lo que depara la actual administración, sumarían diez años donde es evidente la acumulación de factores de retroceso. 

Gobiernos frágiles, cuya mirada preponderante es el mantenimiento del régimen de impunidad, debilitamiento creciente e intencionado de la institucionalidad (cooptación), avance descomunal de las diversas formas de corrupción, fortalecimiento de las dinámicas criminales, retorno de expresiones autoritarias, son sus principales expresiones. A esta acumulación, debemos sumar la multiplicidad de pendientes que provienen de un pasado que sigue siendo presente. 

Lo especialmente grave del periodo, es el agravamiento de las condiciones y la demostración, sin ambages algunos, que nada les detiene, que los obstáculos que puedan aparecer son piedras removibles del zapato. 

Para poner coto a esta situación, las medidas iniciales, para primero contener, después estabilizar y algún momento modificar, deben ser contundentes. Basta de lenguajes rebuscados, acciones diplomáticas, insistencias en convencer a los gobernantes de cambiar objetivos, recursos de la cooperación que son convertidos en incentivos perversos para engrasar engranajes oxidados. No podemos perder más tiempo. 

Perder una década, implica reconocer una infinidad de errores cometidos como ciudadanía incipiente, poco desarrollada. Uno de ellos, creer que las elecciones son los momentos para los cambios deseables. Otro, que con algunas reformas legales y pequeñas concesiones, todo volverá a la “normalidad”. Pero, destaca la inexistencia de liderazgo creíble, comprometido con las necesarias transformaciones para superar el racimo de rezagos. La mezcla de errores y vacíos nos está pasando una factura imposible de pagar.    

La pandemia ha puesto al desnudo la profundidad, densidad y complejidad de los problemas que nos rodean y se reproducen velozmente. La coyuntura permite ver, con amplitud, la serie de porosidades. Auge del fenómeno migratorio,  alineamiento complaciente de instituciones, burócratas y elites, menosprecio por los pilares de la alicaída democracia, aumento de los miedos, son algunas manifestaciones en la superficie. Por dentro, los dramas son mayores. Solo nos queda como alternativa dar fuertes giros de timón para dirigir la nave hacia condiciones quizás manejables; por el momento, somos inviables.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lorena Álvarez / elPeriódico
CNEE suspende licitación para adjudicar 600 megavatios

La pandemia limitaría la participación de las empresas, dijo el ente regulador.

noticia Lucero Sapalú/elPeriódico
Concejo Municipal denuncia supuestos negocios del Alcalde de Sansare

Afirman que el jefe edil de Sansare, El Progreso, tiene un negocio con un contratista del Estado.

noticia AFP
Paris Saint Germain vuelve a perder

El París Saint-Germain, el equipo que comenzó la 22ª jornada como líder de la clasificación, perdió 3-2 en el descuento final en el terreno del modesto Lorient, este domingo, y cedió el liderato al Lille, que ganó 1-0 al Dijon.

 



Más en esta sección

“El príncipe encantado”, teatro familiar para el fin de semana

otras-noticias

Ejecutivos consideran que el contrabando se ha incrementado en el 2021

otras-noticias

Programa de transformación digital abre oportunidades de acceso a nuevos mercados a pymes guatemaltecas

otras-noticias

Publicidad