[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Centroamérica, otra vez un dolor de cabeza

opinion

Somos una de las tres prioridades de Seguridad Nacional de EE. UU.

Cuarenta años después, Washington ha vuelto la mirada hacia Centroamérica, y todas las alarmas están encendidas. El rombo del viejo “patio trasero” -Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador- se les está escabullendo. Por donde se vea, hay riesgos de seguridad nacional estadounidense. En 2015 caímos entre sus cinco prioridades de seguridad nacional global (salimos, sin haber salido, en el periodo de Trump) y ahora estamos entre las primeras tres. Es una buena medida de cómo empeoramos en cinco años.

Acá, en nombre de las libertades se libraron cruentas guerras civiles durante la década de 1980. La democracia y el mercado abierto, supuestamente triunfantes, no trajeron la paz social ni la prosperidad de los pueblos. Les ganó la carrera el crimen organizado y la corrupción a gran escala. Pero, antes, un sistema económico contradictorio con la democracia y la economía abierta -que bien conocemos-, había creado las condiciones de desigualdad social, inseguridad ciudadana, pobreza y hambre crecientes.

La democracia quedó rehén de redes corruptas y criminales, y el sistema perdió otras capacidades de cumplir su misión de proveer servicios básicos a la población y gestionar las reglas del juego, por tanto, no tiene credibilidad ni autoridad. 

Mientras, los principales encargados de co-gestionar las economías de competencia -las grandes corporaciones y empresarios tradicionales- perdieron de vista el bosque y en su obsesión por el árbol al final del día han quedado supeditados a las redes de la gran corrupción y crimen, que en estos días justamente están terminando de controlar todo el sistema de justicia. Y como a la vez perdieron credibilidad ante la opinión pública y su prestigio en Washington, en los próximos años quedarán más y más disminuidos e impactados adversamente por sanciones comerciales y dificultades de acceso a los mercados financieros internacionales.

Muy bien lo resume el refrán popular: “A grandes males, grandes remedios”. Las condiciones de las fuerzas democráticas -políticas, económicas y sociales- son precarias en la zona. Estas deben asumir sus responsabilidades históricas y además convertirse en interlocutores válidos de Washington y la comunidad internacional. Sin ellas no hay freno ni cambio sostenible. Por otro lado, Washington requiere trazar una política específica para Centroamérica con un horizonte no menor de 20 años. Los planes de cooperación a la vista y las condicionalidades anunciadas son necesarios, pero insuficientes. 

Dado que compaginamos agendas de seguridad, prosperidad y libertades, debemos motivar a Washington a pensar “fuera de la caja” y trazar una agenda común desde la sociedad civil, incluyendo comunidades indígenas, empresarios y movimientos populares. Sigo creyendo que una política migratoria regular y de gran alcance es un instrumento poderoso de transformación de estos países.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
Este es un efecto secundario importante de comer piña

Para evitar los incómodos efectos secundarios de la bromelina se puede comer esta nutritiva fruta con algunas modificaciones.

noticia AFP
Dimite secretario interino de Seguridad Nacional de EE.UU.
noticia Alexander Valdéz /elPeriódico
Ex-Gobernador admite haber gestionado pago de sobornos

El exfuncionario solicitó ser condenado por la vía del procedimiento abreviado.



Más en esta sección

Jueza promovió candidatura de Paniagua

otras-noticias

La CC revoca amparo a favor de Erika Aifán

otras-noticias

Empresas ligadas al FCN ganan contratos en gobierno de Giammattei

otras-noticias

Publicidad