[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Washington y el Triángulo Norte de Centroamérica

opinion

La existencia de tres estados que rozan la calificación de narcoestado o estados fallidos representa un riesgo de seguridad.

¿Qué tienen en común el Triángulo Norte de Centroamérica, Rusia y Ucrania, Corea del Norte, China y la zona del Medio Oriente que aglutina a Iraq, Siria y el Levante?

Sencillo. Las seis zonas son consideradas como los principales focos de atención para la seguridad nacional de Estados Unidos. China y Rusia, por la competencia geopolítica internacional y la expansión de sus respectivas esferas de influencia; Corea del Norte por su capacidad nuclear; y el Levante por haberse convertido en un “agujero negro” en donde las células terroristas nacen, crecen y se reproducen.

Entre tanto, el Triángulo Norte atrae la atención por su proximidad. A 500 kilómetros de Miami y la frontera sur, la existencia de tres estados que rozan la calificación de narcoestado o estados fallidos representa un riesgo de seguridad. ¿Acaso las mismas redes de contrabando y narcotráfico no podrían utilizarse para transportar armas ilegales a territorio norteamericano? ¿O acaso no será posible que terroristas islámicos utilicen los servicios del coyotaje desde Centroamérica para entrar ilegalmente a Estados Unidos? 

Ahí la primera bandera roja; la que preocupa a los expertos en seguridad. 

Si esto no fuera suficiente, el Triángulo Norte se ha convertido en una fábrica de pobres: países sin capacidad de generar oportunidades, un ambiente seguro y estable, con estados funcionales para brindar una mínima calidad de vida para sus habitantes. En ese contexto, la supervivencia de cientos de miles de personas pasa necesariamente por la migración ilegal. 

Ahí la segunda bandera roja. La que preocupa políticamente. Recordemos. Desde el 2010, la xenofobia antinmigrante ha crecido en Estados Unidos, particularmente en las zonas rurales. La razón es sencilla: hoy el migrante ilegal compite por el puesto de trabajo de obreros de “cuello azul”. De ahí la explicación de por qué en esos segmentos demográfico, el hostil discurso antinmigración de Trump caló tan profundo. 

La lectura aguda sobre la región la comparten republicanos y demócratas. La diferencia sustancial está en la fórmula de unos y otros para atender el problema. Los primeros (sobre todo durante la administración Trump) prefieren cerrar las fronteras, presionar a los vecinos del sur para limitar la migración y dejar a los países centroamericanos navegar a la deriva. Los segundos -en cambio- consideran que para detener la migración irregular se requiere atender las causas estructurales de la problemática, dígase la inseguridad, la pobreza, la debilidad institucional, y particularmente, la corrupción.

De ahí nació el Plan de la Prosperidad de la era Obama y ahora el Plan Biden para Centroamérica. 

Pero como dirían las abuelitas, del dicho al hecho hay un gran trecho. La ejecución se vuelve ahora la clave del proceso. Para ello, Biden reclutó a dos ‘halcones’ del servicio exterior, Roberta Jacboson (exembajadora en México y subsecretaria para el Hemisferio Occidental) y Juan Sebastián Guevara (asesor del Consejo de Seguridad Nacional y asistente del Subsecretario para el Hemisferio Occidental). 

Jacobson y Guevara, acompañados de Ricardo Zúñiga (uno de los gestores de la reapertura diplomática entre Cuba y Estados Unidos), tendrán la tarea de recordarle amablemente a las autoridades, elites y actores políticos relevantes de la región sobre los intereses norteamericanos. Y los mismos son bastante sencillos: apoyar a ultranza el combate a la corrupción; salvaguardar la independencia de las fiscalías y las cortes; fortalecer la institucionalidad pública; mejorar la seguridad y generar oportunidades. 

De tal manera que las reuniones con autoridades del Ejecutivo, sector privado, sociedad civil, además de operadores de justicia reconocidos por Estados Unidos, resultarán clave para la agenda de corto plazo. Pero más importante aún, será leer entre líneas. ¿Con qué actores simplemente deciden no reunirse? En 2015, la comitiva del entonces vicepresidente Biden solicitó que Roxana Baldetti no estuviera presente en las reuniones de cortesía. Cinco meses más tarde, Baldetti dormía en una plancha de concreto. De ahí que no nos extrañe si algunos presidentes de organismos de Estado no se toman la foto con la comitiva.

Tras bambalinas, la clave será convertir el discurso diplomático en acciones de poder real. Investigaciones y casos penales; decisiones expresas de autoridades institucionales; consensos para empujar puntos de interés de agenda. De lo contrario, que no nos extrañe si se viene una oleada de designaciones y una pequeña flexión de pectorales. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luis Fernando Hernández Rodríguez / DPI 2226172499191
Yo aceptaría gustoso
noticia Rony Ríos
Biden representaría reformas migratorias y más lucha anticorrupción en Guatemala

Según los datos del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM), el año pasado fueron retornados más de 42 mil migrantes, casi la mitad provenientes de Estados Unidos y el resto de México.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Ranulfo Rojas asume la presidencia del TSE a pesar de señalamientos por posible falsificación de documentos

El Ministerio Público investiga si el magistrado presidente incurrió en delitos al presentar actas falsas en el proceso de elección para integrar el Tribunal Electoral.



Más en esta sección

Giammattei y Brolo llegan a Nueva York para participar en el 76 período de sesiones de la ONU

otras-noticias

Presidente sanciona Ley de Emergencia para la Atención del COVID-19

otras-noticias

Darán conferencia sobre viajes al espacio

otras-noticias

Publicidad