[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La innovación coreana

opinion

Guatemala está por celebrar su bicentenario y estamos a años luz de países como Corea del Sur.

A pesar de tener una existencia histórica, Corea del Sur (la cual debería ser solo una si no fuera por los vaivenes de la Guerra Fría) es otro de los países de la posguerra, junto a Taiwán e Israel, que en menos de 70 años se ha convertido no solo en un país desarrollado sino en un modelo de país a seguir y que Guatemala también debería aprovechar esta relación mucho mejor de lo que lo hacemos. Corea del Sur, que vive bajo la amenaza de la maníaca herencia comunista de la dinastía Kim en el Norte, es otro de los países que ha logrado contener con éxito la pandemia del COVID-19, por las experiencias que tuvo en su momento con la epidemia del MERS originado en Medio Oriente.

Al contrario de las medidas, que no son sujetas a críticas, pero Corea del Sur logró desde un principio detener la curva de contagios sin las medidas de cuarentenas económicas y sociales que muchos otros países hemos tomado. La clave fue la transparencia y fácil acceso que su gobierno estableció desde un principio en donde se abordaron y ejecutaron cuestiones de pruebas y rastreo. Nuevamente, un tema del cual podríamos aprender y mucho es que un gobierno se gana la confianza de su población con transparencia sin tener que imponer medidas represivas como lo hacen los países autoritarios o las dictaduras comunistas como la de Corea del Norte o China. Por otro lado, un balance entre un apoyo humanitario a las personas contagiadas, así como el uso de su tecnología permitieron que en marzo y agosto del 2020, donde se reportaron los grandes picos de contagio, Corea del Sur se haya mantenido en la primera línea de los países que acertadamente contuvieron la pandemia. 

Desde hace varios años Corea del Sur ha sido un país cooperante y amigo de Guatemala, su agencia de cooperación KOICA es un ejemplo de cómo se unen temas de cooperación para el desarrollo, comercio e incluso turismo en uno. A mediados de los ochenta, Guatemala inició a recibir a varias personas del amigo país al punto que la comunidad coreana, a pesar de estar en los miles, ha traído un impacto económico vital para una Guatemala que sigue atrapada en una economía agrícola de subsistencia, de proteccionismo industrial y como el economista Peter Boettke llamó en el 2012 “de bazar”. Marcas como Samsung, LG, Kia y Hyundai dominan sus mercados con productos de alta calidad, mientras que las becas para guatemaltecos que realicen sus estudios de posgrado en aquel país son más llamativas que las otrora prestigiadas Fulbright de Estados Unidos o Chevening del Reino Unido. Lo que Corea del Sur está haciendo, lo está haciendo bien y nuestra relación debería ser más beneficiosa.

Guatemala está por celebrar su bicentenario y estamos a años luz de países como Corea del Sur, Taiwán e Israel, así como otros países amigos de Guatemala como lo han sido Japón y la India. Si algo habrá que agradecer en diciembre es como hemos logrado cultivar una excelente relación con los mismos y si de algo tenemos que reflexionar es por qué no estamos al mismo nivel que ellos. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia César Soler Colaborador/ elPeriódico
Alertan por cocodrilos en Itzá, Petén

Recomiendan precaución a los turistas.

noticia AFP
Pedro Castillo descarta copiar “modelos” extranjeros
noticia AFP
Ancelotti vuelve al Real Madrid

Apenas unos días después de la salida de Zinedine Zidane, el Real Madrid apuesta por la imagen tranquila del italiano Carlo Ancelotti, ganador de la Champions 2014, para rearmar al equipo merengue tras una temporada en blanco.

 



Más en esta sección

5 Minutos

otras-noticias

Denuncian irregularidades en la vacunación

otras-noticias

Kevin, cuarto del mundo

otras-noticias

Publicidad