[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La educación y la fe perdidas

opinion

El atraso educativo de los menos favorecidos.

Los niños en la escuela aprenden algo más que lo retenido por sus padres en su momento, porque la innovación y los nuevos alcances de la ciencia transforman lo que se transmite a la siguiente generación.   Padres que se formaron con el sistema operativo DOS, cuando se hablaba de ‘k’ y ‘mega’ de memoria en las computadoras personales de fines del pasado siglo, no siempre conocen las dimensiones actuales  de ‘terabyte’, ‘petabyte’, ‘exabyte’ o ‘zettabyte’, o quizá no tengan idea ni de cuantos gigas tiene un tera.  Luego qué ocurre cuando una madre que quizá completó a duras penas la educación media le toca ser maestra de sus hijos en tiempo de pandemia, y tiene que explicarles qué es un micrón.    Los escolares están en las manos de su suerte, porque los maestros se dedican a enseñar, y se actualizan, y siembran en las generaciones los conocimientos adecuados para enfrentar los desafíos contemporáneos, pero si no están a disposición, y dependen de los padres, quizá queden en gran desventaja ante quienes sí pueden aprender.

Los maestros son fundamentales para el aprendizaje de la generalidad, y en las actuales circunstancias se está ensanchando la brecha entre los que tienen posibilidades en su hogar de libros y computadora con conexión de Internet o celulares con saldo de datos, frente a quienes no tienen posibilidad, porque sus padres tienen la dicha de tener empleo.

Hay madres que llevaban muchos años sin quemarse las pestañas o romperse la cabeza para explicar a los hijos lo que ellas no entienden, teniendo apenas un teléfono en casa y teniendo que decidir a quién de los varios hijos les tocará la videollamada dirigida. ¿A quién salvar?   Hay aparatos que aguantan la trasmisión y otros que mueren con el esfuerzo, lo que para los estudiantes es fatal. 

La pandemia hizo destrozos de todo tipo, primero las víctimas mortales y luego la recesión económica que afectará a tantos, algunos están cayendo en picada mientras otros se elevan raudos, pero el atraso educativo de los menos favorecidos es injusto.   

El contacto social, la disciplina, el cumplimiento de un horario se necesitan, frente a niños levantándose a mediodía, que hacen sus tareas a la brava y miran televisión toda la tarde, quejándose, deseando todo y conteniéndose. Será por eso que la gente ya no aguanta, y el pasado fin de semana se observó aglomeración en la Antigua, en las playas, de mucha gente que se lanzó a la calle sin importar. Los comercios se mantienen atestados de mirones, los restaurantes y bares encendidos, pero las escuelas y las iglesias siguen contenidas. La educación y la fe serán las instancias más afectadas en este período infame que ya cumplió su primer aniversario.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Cristian Velix / elPeriódico
Estudiantes de medicina realizan manifestación frente al Congreso para pedir pago de subvención del EPS

Los alumnos expresaron que el presidente Alejandro Giammattei los quiere en primera línea, pero se niega a pagarles.

noticia EFE/AFP/CNN
“Existe la posibilidad de una variante peor que Delta”

El asesor estadounidense Anthony Fauci reiteró lo importante que es vacunar a la mayor cantidad de personas.

noticia EFE
Laboratorio de datos propone cambiar estrategia de vacunación


Más en esta sección

Empresas ligadas al FCN ganan contratos en gobierno de Giammattei

otras-noticias

Tono Coro enfrentará juicio por cobro de indemnización

otras-noticias

El despilfarro vil que nos destruye

otras-noticias

Publicidad