[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿De qué bicentenario hablamos?

opinion

“Prevenir consecuencias terribles si la proclamara el mismo pueblo”.

Como dice el viejo y sabio refrán, árbol que nace torcido nunca su rama endereza. Es lo mismo con eso que se llama Independencia de Guatemala. Un asunto de los criollos, al que una doñita le puso cohetillos y marimba y desde ahí, a meterle colores, adornitos, banderas, himno, flor y árbol nacionales, para luego venderlo por doscientos años como gesto heroico, mayoría de edad, arbolito de Navidad o un sombrerito de Esquipulas. La verdad, ya lo sabemos, es otra.  

El punto es que criollada toma la decisión de proclamar eso que le dicen Independencia para: “…Prevenir las consecuencias que serían terribles en el caso que la proclamase de hecho el mismo pueblo… (sic)”. Es lo que dice el texto del acta de la llamada Independencia. Todo para que la gente no lo haga. Fresco estaba el levantamiento de Atanasio Tzul en 1820, que había proclamado la Independencia frente a España e instalado un gobierno de los quichés. En pocas palabras, sí existía ese temor-pánico-mal de camioneta, a que el pueblo lo hiciera.  

Eso es lo que explica, después de dos siglos de mentiras, el desaguisado de Iximché hace unos días. Un acto de inicio de una conmemoración sin sentido, con los indígenas excluidos y en el colmo de la estupidez, una danza supuestamente nativa o folclórica, con bailarines blanquitos como la nieve, efebos acaso importados, porque chis la gente morenita… ¿Será que en doscientos años los funcionarios no aprendieron a comportarse como personas normales y pensantes? 

El tema es grave para la criollada pues a partir de ese día –una vez más–, lo que se coloca sobre la mesa nacional es algo que los herederos de los criollos intentaron ocultar toda la vida. La llamada Independencia no significa mayor cosa para la mayoría indígena y mestiza de nuestro país o territorio, pues está pendiente establecer si somos un país vistos los hechos históricos. Hoy, ante la profanación de Iximché por la ignorancia del Estado, la mayoría de organizaciones indígenas condena el hecho con vigor, y proclaman una especie de desagravio.  

“Actos como el que estamos denunciando viola nuestra dignidad como pueblos indígenas, niega nuestra memoria histórica y afianza los mecanismos de sometimiento, esclavitud, pobreza, migración, hambre y muerte, como lo vivimos en la actualidad, producto de los despojos de nuestras tierras y el sistema económico de explotación implantado.”  

“Es lo que dice con profunda indignación, un documento firmado por muchas organizaciones indígenas. Que con razón reclaman la ausencia de derechos, el racismo de las instituciones, el incumplimiento de obligaciones de Gobierno y un largo etcétera. Por ello es previsible festejos oficiales sin la gente, y un rechazo a conmemorar el bicentenario, que irá creciendo hasta explotar en septiembre.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Dos mineros artesanales mueren al colapsar una mina en Nicaragua

En diciembre pasado al menos 13 güiriceros desaparecieron en similares circunstancias en una mina vecina.

noticia Europapress
Un buzo captura impresionantes imágenes de aviones de combate en el fondo del mar

Martin Strmiska consiguió capturar imágenes de un avión por el que parece no haber pasado el tiempo.

noticia Cristian Velix/elPeriódico
Presentan solicitud de retiro del antejuicio en contra del alcalde Exadillas Ramos

El Ministerio Público señala al jefe edil de incurrir en cuatro delitos.



Más en esta sección

Kevin Cordón cae en semifinales

otras-noticias

Varias familias afectadas por lluvias en Izabal

otras-noticias

¿Lagos en Marte? Estos podrían ser de arcilla y no de agua según estudios

otras-noticias

Publicidad