[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Los cuellos de botella que detienen el avance colectivo

opinion

Hay quienes opinan que se requiere de una revolución para lograr el cambio de dirección.

El problema de la sociedad guatemalteca son los cuellos de botella que detienen y dificultan el avance colectivo. Cada quien en lo individual mira cómo resuelve lo que le asfixia directamente ya sea con el conocido “sálvese quien pueda” o con “cada quien en lo suyo” que nos resuelve en el plano individual, pero que hace inviable la mejora social compartida. Por años, la discusión sobre la temática pública se centra en sus efectos directos en intereses particulares y no en sus beneficios generales. De esta forma no es posible alcanzar el desarrollo sostenido.

La elección de los nuevos magistrados a la Corte de Constitucionalidad refleja esa batalla por los intereses personales o sectoriales, sobre los genuinos intereses nacionales. De la misma forma, el Congreso ha rehuido por demasiado tiempo la elección de los magistrados a la Corte Suprema y de Apelaciones. Los intereses oscuros y la corrupción descarada imposibilitan el avance en la construcción de carreteras y bloquean las alianzas público-privadas. Las mafias de la salud, la atención adecuada a la población afectada por enfermedades y servicios. Los sindicatos bloquean el funcionamiento eficiente del gobierno central. El narcotráfico incide en una mala gestión de los puertos, aeropuertos públicos y privados, y sistemas de vigilancia con cámaras en las carreteras. En lo económico los intereses evitan el avance en la regulación ambiental, de competencia y de registros para la operación de negocios sensitivos a sus intereses. Cada uno de ellos, es un cuello de botella para el desarrollo nacional sostenible. Y la lista puede continuar indefinidamente. Es el enfoque de lo mío, antes de lo nuestro.

Hay quienes opinan que se requiere de una revolución para lograr el cambio de dirección. Otros esperan por un caudillo nacional, al estilo del Presidente de El Salvador, con el fin de que alguien tome las riendas del país y destruya estos cuellos de botella. Quienes piensan que la solución pasa por las reformas constitucionales para afianzar la frágil institucionalidad democrática. La mayoría de políticos buscan llegar o mantenerse en las áreas de influencia y negocio de la cosa pública. La ciudadanía se abstiene de participar o demandar, en su mayoría, convencida que no se logran mayores cambios y que solo es cambiar unos por otros. Mientras tanto, la corrupción sigue creciendo, ya no solamente en el ámbito público, y los valores sociales tradicionales se debilitan y pierden su valor de estandarte nacional. Este es el costo de no atacar los cuellos de botella, uno a uno, para ir ventilando, fortaleciendo y promoviendo la democracia como el sistema para alcanzar el desarrollo colectivo, amplio y sostenido. La solución individual no logrará impulsar el desarrollo nacional. El abandonar lo público, es alimentar una crisis colectiva. Es tiempo de impulsar cambios de fondo y de entender que más allá de las diferencias ideológicas, el futuro nacional es un destino colectivo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Alexander Valdéz /elPeriódico
José Juan Súñiga acepta ser extraditado hacia EE.UU.
noticia Isela Espinoza/ elPeriódico
Operativo regional incauta productos valorados en US$440 mil
noticia Europa Press
Microplásticos se acumulan en el océano Pacífico en el verano

Los investigadores produjeron visualizaciones que muestran concentraciones de microplásticos en todo el mundo.



Más en esta sección

MP ha atendido este año a 154 víctimas de trata de personas

otras-noticias

Olga quería pintar su casa, no suicidarse

otras-noticias

Congreso sigue postergando juramentación de Porras

otras-noticias

Publicidad