[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La política de la identidad y los neandertales

opinion

Todos debemos tratar de bajar la temperatura política.

Los gobernadores republicanos de los estados norteamericanos de Texas y Misisipi derogaron la medida que obliga a los ciudadanos a usar el cubrebocas o la mascarilla en público aun cuando menos del 8 por ciento de los pobladores han sido vacunados contra el coronavirus y mientras están apareciendo nuevas variantes más contagiosas del virus. Por desgracia, el uso de la mascarilla se ha convertido en un símbolo perverso de identidad política. 

La mascarilla o cubrebocas no solo protege del virus al usuario, sino que su uso en público protege principalmente a las personas con las que tenemos algún tipo de contacto. En este sentido la mascarilla es una medida eficaz para disminuir las externalidades negativas que nuestra sola presencia puede generar. Para resolver el problema de las externalidades negativas se han propuesto dos tipos de solución. Una ha sido la propuesta por Arthur Cecil Pigou, economista británico de la Universidad de Cambridge y la otra por Ronald H. Coase, también economista británico, profesor en la Universidad de Chicago y ganador del Premio Nobel en 1991.

Mientras Pigou propone que la autoridad emita una regla o mandato exigiendo una acción u omisión o bien cobre un impuesto a quien produzca la externalidad, Coase plantea que el problema se puede resolver mediante un contrato resultante de una negociación entre particulares siempre y cuando estén bien definidos los derechos de propiedad específicos y los costos de esa transacción tiendan a cero. Parecería evidente que, en el caso de las externalidades producidas por nuestras conductas en la pandemia, la solución de Coase no es posible. Así solo quedaría la solución de Pigou, una regla general emitida por la autoridad obligando al uso del cubrebocas o mascarilla.

Las determinaciones de los gobernadores Greg Abbott de Texas y Tate Reeves de Misisipi acerca de la mascarilla y la apertura total de todos los negocios en sus estados, fue calificada de inmediato por el actual Presidente estadounidense como resultado del pensamiento neandertal. Sin duda, con tal expresión, el presidente Biden mostró públicamente su enojo y frustración por esas medidas que parecen ir directamente contra el proceso general de combatir y ganar la batalla contra el COVID-19 que ha sido la primera prioridad del nuevo Presidente. 

La política identitaria de esos dos gobernadores republicanos de oposición no solo reta políticamente al Presidente y al Gobierno federal, sino que pone en peligro directo de contagio y daño a unos treinta millones de estadounidenses aún no vacunados que habitan esos estados sureños. Así se podría explicar la poco afortunada expresión de Biden acerca de los neandertales y los dos gobernadores sureños. 

Los ‘homo neanderthalensis’ son una subespecie de humanos arcaicos que habitaron Europa hasta hace unos 40 mil años. En la imaginación popular los neandertales son los cavernícolas, humanos primitivos, estúpidos y brutales, aunque en la realidad su tecnología y su cultura fue sofisticada y compleja. 

La política de la identidad -demócrata o republicana, blanca, negra o latina, gay, bi o hetero, cristiana o musulmana- amenaza convertir los procesos políticos de las democracias liberales en verdaderas guerras tribales en los que la cooperación y la negociación son imposibles. 

Ni los republicanos Abbott y Reeves son neandertales ni Biden y los demócratas son socialistas enfocados a acabar con las libertades de los estadounidenses. Todos debemos tratar de bajar la temperatura política.      

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Parientes vikingos se encuentran en Dinamarca mil años después

Una cartografía del ADN de los esqueletos de la época vikinga (entre los siglos VIII y XII) permitió fortuitamente descubrir que eran parientes en segundo grado.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Exmilitares realizarán bloqueos de carreteras mañana

Los exmiembros del Ejército buscan que el Congreso apruebe una compensación de Q120 mil para las soldados que lucharon en el Conflicto Armado Interno. 

noticia
El flagelo del contrabando


Más en esta sección

Flores de pascua para la reinserción social de jóvenes en Guatemala

otras-noticias

Continúan réplicas en norte de Perú, que ya suma más de 700 heridos por sismo

otras-noticias

Estados Unidos reanuda deportación de familias centroamericanas

otras-noticias

Publicidad