[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

“La llorona”

opinion

Follarismos.

Al fin vi la película guatemalteca ‘La llorona’. Y aunque tenía cierta aprehensión por la propaganda que se le ha hecho, la obra del guatemalteco Jayro Bustamante me pareció sólida y trascendente, una vuelta de tuerca bien dada al interior de la cinematografía nacional, demasiado elemental y pretenciosa para mi gusto. 

Dos son las virtudes que le encuentro a la película: La primera, la solidez y cuidado tanto del guion como de la fotografía para abordar, en un drama “a puerta cerrada”, lo que significó en nuestro país el genocidio perpetrado principalmente por el general Ríos Montt en los años ochenta del siglo pasado. Jayro no dudó en introducir en la trama elementos oníricos a partir de la figura mítica de la “Llorona”, lo que crea una atmósfera “mágico-realista” que da relieve a la dolorosa tragedia individual y colectiva. Todo ello nos lleva a sentir con fuerza, en el plano simbólico, la hecatombe cruelmente surreal que fue aquella dictadura. También –y para sorpresa y decepción de algunos– Jayro optó por humanizar a los personajes próximos al dictador (la esposa y su hija) que se muestran, cada una a su manera, de una ingenuidad y una estupidez probablemente cercanas a la verdad, puesto que, por regla general, los auténticos monstruos son afables y al mismo tiempo opacos frente a sus seres queridos.

La segunda virtud es la de haber mostrado la experiencia que ha ido acumulando Jayro Bustamante, a pesar de su juventud, para la dirección de actores. Si la película llegó tan lejos en el plano internacional se debe, entre otras razones, a la consistencia y actuación de los personajes principales, dignas de aplaudirse. Jayro evita con ellos ese vicio tan nefasto que hay entre los directores y actores guatemaltecos (salidos casi todos del mundo del teatro), de sobreactuar de manera acartonada y/o falsamente espontánea. En ‘La llorona’ hay profesionalismo y talento de alto nivel. Margarita Kenéfic, la esposa, impresionante, de estatura internacional. Julio Díaz, el dictadorzuelo, sencillamente brillante. Y Sabrina de la Hoz, convincente en su papel de hija tonta y devota. Y María Mercedes en el papel de Alma en pena. Pero hay también, además del resto de personajes bien actuados, un personaje siempre presente que olvidamos y que es muy difícil de dirigir: la multitud. La multitud, es decir, el pueblo en el juicio, en las protestas frente a la casa del dictador, y también como dolientes en el entierro. Este personaje es el verdadero contrapeso al dictador, el héroe anónimo, la conciencia desgarrada de las almas que meten ruido y dan miedo. 

En resumen, una buena película que indudablemente despertará polémica y nos hará reflexionar, porque toca aspectos psicológicos de la historia y de la política a los que habitualmente no tenemos acceso. ¡Desde aquí, un gran hurra y un siquitibín!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
Consejos para cuidar la salud dental de los perros

El cuidado diario de los dientes de tus mascotas es importante no solo por higiene sino también por salud.

noticia Edgar Balsells
El IGSS: atravesando la Burocracia

“Las nuevas tecnologías administrativas buscan la participación de los ciudadanos afectados… Son enormes las inercias y los vicios históricos”. Michael Barzelay, “Atravesando la burocracia”.

noticia Redacción elPeriódico
La historia de Ratía, el peluche perdido

Sus dueños ofrecen una recompensa de Q500 para la persona que la encuentre.



Más en esta sección

Erick Barrondo no pudo consumar otra hazaña

otras-noticias

Poesía guatemalteca: este es el nuevo libro de Carolina Escobar Sarti

otras-noticias

Pocos niños han cumplido el esquema de vacunación en Panamá por la pandemia

otras-noticias

Publicidad