[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Bicentenario de desigualdades estructurales

opinion

Para los ultrarricos, continuar siéndolo es sencillo: basta nacer en cuna de oro y defender el “statu quo”.

Para entender el problema estructural de Guatemala hay que comprender el origen de muchas inequidades y de la concentración de capital y poder que históricamente existen desde su fundación. La estructura limita el horizonte de desarrollo individual. En el extremo de quienes concentran más activos, los ingresos se incrementan desproporcionadamente con respecto al promedio de chapines a través de las rentas de sus activos. Para los ultrarricos, continuar siéndolo es sencillo: basta nacer en cuna de oro y defender el ‘statu quo’. Los beneficios financieros por los intereses obtenidos, por las rentas de las propiedades y por las utilidades recibidas como dividendos de las industrias agrícolas para exportar (azúcar, café, pollo, granos básicos, fertilizantes) y sus derivados manufacturados: (cemento, construcción, licores, frituras) y algunos servicios (hoteles, bancos e inmobiliarias), son la principal forma de seguir reproduciendo sus ingresos. Las barreras a potenciales competidores son impuestas desde las prácticas llamadas mercantilistas (captura del Estado), hasta las barreras que el resto de pequeños y medianos empresarios/as enfrentan frente a los altos costos de operación (además de la burocracia y las trabas del sector público) que frenan el emprendimiento individual y el entrar a competir con equidad.  Las grandes empresas que controlan materia prima estratégica y tienen economías de escala, gozan de proteccionismo y lealtad de los consumidores de todo el Istmo operan con fluidez y confianza en las industrias que dominan. Pueden patrocinar desde eventos deportivos y de farándula hasta un portafolio de programas educativos, de salud y ambientales con el objetivo doble de eludir impuestos, posicionar su marca y seguir dominando mercados. Se ha llegado al punto en Guatemala que para poder realizar un evento de beneficio social o colectivo se necesita pedir apoyo de “gentiles patrocinadores” (que generalmente son los mismos) siempre y cuando los eventos de esa filantrópica agenda sean acordes a sus intereses. Eso sí, el logotipo de dichas empresas debe imponerse en el póster, banner o imagen promocional. Esto limita la competencia, pues un(a) empresario/a emergente difícilmente podrá introducir en su hoja de costos el patrocinio de trofeos o conciertos de artistas extranjeros para penetrar a los mercados. Regiones enteras en el interior del país parecen territorios dominados por oligopolios de celulares, de gaseosas y de cerveza, si es que un pequeño grupo religioso no les ha ganado el espacio en la pared para proclamar de “quién es Guatemala”. 

En el otro extremo, los dos quintiles con menos ingresos, (más de 6 millones de adultos chapines) -que no representa el mismo número de ultrarricos que se concentran en menos del quintil superior-, tiene el problema de vivir con menos de lo que alcanza para comer, y allí es donde el problema crece. Con pocas excepciones, nacer en esas familias es prácticamente vivir condenado a crecer, reproducirse y morir pobre, la mayoría de las veces dotando de fuerza de trabajo barata al 1 por ciento más rico. Barreras como el limitado acceso a capital humano, financiero y a activos productivos, así como el racismo producto de esa estructura de más de más de 200 años de colonialismo independiente de la Independencia consolidan el problema. El Estado tiene serias deficiencias para brindar herramientas a la población más vulnerable que le permita acceder a condiciones más equitativas que sus pares que nacieron -sin haberlo pedido- con condiciones privilegiadas (hombres, ladinos/criollos, urbanos, hispanohablantes). Esos privilegios son lo que probablemente, sin saberlo o muy conscientes, muchos celebramos con algarabía, en el bicentenario de la Independencia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Chelsea despide a Frank Lampard

Alejado del podio y de sus altas ambiciones, el Chelsea anunció este lunes el despido como entrenador de su leyenda Frank Lampard, tras año y medio en el cargo, a un mes de disputar la ida de octavos de la Champions contra el Atlético de Madrid.

 

 

noticia Anabella Giracca
Montaña Rusa

“No para”

noticia Alejandro Rivera / DPI 2460 67411 0101
¿Habrá cambio?


Más en esta sección

San Juan de Dios dirige 27 compras de pruebas de COVID-19 a un solo proveedor

otras-noticias

Las organizaciones y grupos que participarán en el paro nacional

otras-noticias

Exjefe de la FECI reitera razones por las que fue destituido

otras-noticias

Publicidad