[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Un engaño sine die*

opinion

El tiempo no nos hace mejores ni peores, solo diferentes… 

 

Para orientar y dirigir la sociedad los partidos políticos son vitales y solo hay grupos que satisfacen ambiciones personales, usurpando esa calidad sin intermediar entre la sociedad y el gobierno ni ser fiables para fortalecer la institucionalidad, deteriorando la democracia y una reforma social real, siendo los dirigentes lacayos del poder paralelo, y el pueblo, rehén de un sistema colapsado. La ideología simplista de las seudo organizaciones políticas carece de base, formación y capacitación, prolongando el circo y la falsa democracia desmantelando y desintegrando el Estado, perpetuando la crisis agudizada por la oposición sistemática de la elite a implementar una política económica y reforma fiscal progresiva propiciando bienestar social y justicia. La prolongada ausencia de liderazgo y un pensamiento definido que la enfrente y solucione, sin subordinarse a intereses sibilinos, no es casual, ni tampoco lo es, marginar la inteligencia y el talento capaz de diseñar y dirigir un modelo alternativo, rescatando instituciones sin credibilidad dedicadas al negocio perverso y lucrativo, de crear problemas sin resolverlos. 

Un pueblo disperso golpeado física y moralmente, desvalorizado por el cinismo, la inmoralidad y  corrupción de la dirigencia, necesita articular sus aspiraciones en un pensamiento político coherente de un partido auténtico que motive, organice y cohesione la voluntad colectiva de cambio que aún existe, sin disponer de un instrumento social confiable para lograrlo. Y evitar cada cuatro años un espectáculo circense, eliminando el mercado político con un liderazgo honrado y capaz y, el interés genuino de erradicar la corrupción aplicando la ley con rigor, diseñando un programa de gobierno eficaz respetando los derechos y aspiraciones del pueblo, huérfano de credibilidad política. El compromiso de edificar una sociedad democrática real, pasa por alejarse del empirismo tradicional con un trabajo profesional y reformas sociales profundas, evitando el saqueo del Estado y la eterna elusión fiscal mercantilista que contradice la propia filosofía liberal.

Sin respetar los cánones establecidos por la ética y moral pública, oportunistas financian proyectos políticos carentes de ideología, organización y liderazgo, indispensables para impulsar un proyecto social articulado y consolidar un pensamiento democrático definido. La dirigencia incapaz y corrupta  debilita la política y los partidos como medios para alcanzar el poder y, canalizar las expectativas  y las ilusiones de la mayoría, reduciendo la desigualdad en un país desintegrado que perdió la fe en el sistema y necesita un programa político nacional claro y preciso, formando una voluntad colectiva de cambio-reitero-, empezando por la reforma intelectual y moral de la sociedad, sin cohesionarse por falta de un instrumento político transparente y auténtico, falencia superable solo dando un salto cualitativo de la teoría a la realidad, fortaleciendo la democracia con un programa estructural y asimilar los cambios que anhela y necesita el pueblo, antes de armarse un bonito camote.

Hay que asumir el reto con responsabilidad, implementando una política de crecimiento económico y desarrollo integral, generando bienestar con equidad. Solo una democracia económica y social real, garantiza una democracia política sólida y permanente que satisfaga las necesidades humanas, priorizando la cohesión social. Sabemos que la democracia no es fruto de un proyecto de ingeniería social que libera la actividad económica del control político y social, ni de una verdad absoluta. Es acción humana, una teoría abierta, una voluntad colectiva, una creación innovadora sin someterse a una definición precisa apartada de los valores sociales y las aspiraciones universales. En esencia, es la convergencia de libertad, igualdad, fraternidad y justicia. Joyas. El Ministro sin cultura quiere que los patojos canten el Himno a ritmo de RAP, que pollito… El tiempo no nos hace mejores ni peores, solo diferentes… 

* Sin fecha.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Arrestan en Mixco a tres hombre por violencia contra la mujer
noticia Aquiles Faillace
La mentalidad del encomendero

El país bien gracias… sin vacunas, títulos falsos, orgías ministeriales, advertencias de la autoridad electoral, delincuencia campeando y recibiendo visita de la viceemperadora para jalarnos las orejas.

noticia Roberto Moreno Godoy
Punto de inflexión

Una nueva oportunidad.



Más en esta sección

48 Cantones de Totonicapán inician con movilizaciones por el Paro Nacional

otras-noticias

San Juan de Dios dirige 27 compras de pruebas de COVID-19 a un solo proveedor

otras-noticias

Las organizaciones y grupos que participarán en el paro nacional

otras-noticias

Publicidad