[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Nuestra ave símbolo

opinion

¿Qué podemos esperar como ciudadanos para la celebración del bicentenario de la Independencia nacional, cuando nuestra democracia está camino a su extinción?

Conmovió profundamente en el alma, la imagen que queda imborrable de un quetzal moribundo auxiliado con oxígeno, yacente e inerme atendido en alguna clínica veterinaria. Los principales medios de comunicación así lo informaron. Este drama, que sucedió hace algunos días, se da luego de que nuestra ave símbolo fuere rescatada y conducida sin el cuidado y la delicadeza requerida. Sin libertad y sin su hábitat natural su destino estaba predeterminado: la vida de nuestra ave nacional se extinguiría irremediablemente. Quienes así procedieron, quizá lo hicieron sin conocimiento y de buena fe. Unas fotografías previas tomadas evidencian al quetzal en manos de agentes del orden exhibiéndolo cuál novedad y para efectos de algún grato recuerdo. 

Pareciera que el destino de este bello quetzal estuviera simbolizando nuestra verdadera realidad nacional. La democracia que nace a la vida política con la Constitución de la República de 1985, que se mantiene vigente, auxiliada con oxígeno, cuál paciente que no puede valerse por sí mismo, inerte y yacente como el quetzal moribundo.  Las elecciones de cada cuatro años reciclan a una clase política mediocre, mañosa y profundamente corrupta. Que están en la búsqueda permanente de la ruta corta para la acumulación de riquezas mal habidas y no para servir y deberse a quienes más lo necesitan. Hay ausencia sentida de una discusión pública profunda, sin prejuicios ideológicos, de cómo mejorar el bienestar de la ciudadanía y de atraer inversiones productivas y sostenibles al país. El desarrollo económico y social no es una prioridad para esta clase política, esto pasa para ellos a un segundo o tercer plano. 

La Presidencia de la República, que es la responsable de dirigir el Organismo Ejecutivo, ha perdido la credibilidad ciudadana. La demagogia compulsiva, se ha convertido en la moneda de cambio. A la sabiduría ciudadana se le subestima y se le irrespeta. Se le puede sorprender en su buena fe, algunas veces, pero no todo el tiempo. El poder Ejecutivo parece ciego ante los grandes problemas que nos afligen. Y lo que es más preocupante se hace el sordo para no escuchar el clamor ciudadano. Es evidente que el Estado de Guatemala está capturado y conducido por grupos de interés poderosos relacionados al crimen organizado y al narcotráfico, que están mal acostumbrados a tomar ventajas y/o a asociarse con quienes ejercen el poder público.

Se está poniendo a prueba en las próximas designaciones de los magistrados de la Corte de Constitucionalidad,  procesos cruciales para el fortalecimiento del Estado de derecho, la viabilidad de nuestra frágil democracia.  

A tal punto ha llegado esta situación de la precariedad institucional del Estado, que actores internacionales preocupados por lo que sucede en Guatemala se pronuncian y advierten  de lo que debe hacerse internamente. Lo han hecho in crescendo en el nivel diplomático-político, en frecuencia y en intensidad. Es posible que se llegue a los más altos niveles para que se entienda a nivel presidencial la preocupación internacional.  

Guatemala, como el quetzal, el Ave Nacional símbolo,  agonizante como lo pudimos apreciar, esta conducida y cooptada y en cierta forma con nuestra propia aquiescencia, intervenida y auxiliada con oxígeno. 

¿Qué podemos esperar como ciudadanos para la celebración del bicentenario de la Independencia nacional, cuando nuestra democracia está camino a su extinción?  La migración, en la que Guatemala quede, para aquellos que lo logran, como un lejano recuerdo al que hay que enviar remesas  o hacer un esfuerzo ciudadano conjunto sin prejuicios ideológicos, sostenido, audaz y heroico que abra nuevamente una oportunidad de un futuro que rescate nuestra democracia mancillada y manoseada por la actual clase política reciclada y que de esperanza genuina para nuestro país, cómo el hábitat natural en el que levanta vuelo en libertad nuestro querido y apreciado quetzal, Ave símbolo Nacional.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Geldi Muñoz Palala
Philip Morris celebra la aceptación del calentador de tabaco IQOS

En el país se han dejado de encender más de 100 millones de cigarrillos tradicionales.

noticia Federico Bauer
Religión versus derechos humanos

Los líderes políticos han utilizado a estas religiones monoteístas para ejercer el poder.

noticia Lorena Álvarez / elPeriódico
Opacidad en presupuesto traerá retrocesos en competitividad y clima de negocios

El Ejecutivo ignoró las demandas sociales de transparencia y continúa prefiriendo renglones que no son prioritarios y han sido fuente de corrupción.



Más en esta sección

Jueza promovió candidatura de Paniagua

otras-noticias

La CC revoca amparo a favor de Erika Aifán

otras-noticias

Empresas ligadas al FCN ganan contratos en gobierno de Giammattei

otras-noticias

Publicidad