[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La Llorona sí ganó

opinion

La Llorona ilustra uno de esos capítulos difíciles, el de la Guerra Civil guatemalteca que fue todo  menos honorable, como cualquier guerra.

El ansiado Globo de Oro al que fue nominado la película “La Llorona”, del director guatemalteco  Jayro Bustamante, no pudo ser. El galardón en la categoría a “Mejor Película de Habla Extranjera”  se lo llevó la coreana Minari y no la protagonizada por María Mercedes Coroy. Pero,  honestamente, al fin y al cabo el galardón importa poco. Y no es que lo diga porque no lo hemos  ganado. Lo mismo diré si, en dado caso no conseguimos la nominación al Óscar ni la estatuilla  dorada. Porque La Llorona para los guatemaltecos ha sido mucho más que hacerse con un  premio. 

Vamos a ello.  

En el plano material, La Llorona ya ha hecho historia. No importa que pase lo que sucedió el fin  de semana en los Globos de Oro, pues aunque no ganó el premio, la película será recordada en  el cine del país y de Centroamérica, por ser la primera película en estar nominada en los Globos  

de Oro y en los premios Goya de España. Además, ha ganado un galardón en Costa Rica, Cuba y  Estados Unidos y, por primera vez, se encuentra entre las semifinalistas para hacerse con un  Óscar.  

Pero lo más importante, sin duda, está en el plano espiritual. Ese que importa más que mil  trofeos. La película representa una cruda y espantosa realidad de nuestro país; una verdad de la  que tenemos que hablar para evitar que se cometa de nuevo. La Historia ha de contarse no  porque sea buena para algunos o mala para otros, pero por el simple hecho de ser Historia. Y, si  nos ponemos exquisitos, cabe recalcar que la Historia no es buena ni mala sino simplemente es.  La Historia de Guatemala, como todo gran país, tiene sus luces y sombras, sus capítulos que nos  llenan de orgullo y sus capítulos que nos llenan de ira y vergüenza. Pero ambos son Guatemala.  

La Llorona ilustra uno de esos capítulos difíciles, el de la Guerra Civil guatemalteca que fue todo  menos honorable, como cualquier guerra. Retrata la sangre, la apatía, la corrupción, la  insensatez, el racismo y la crueldad de personajes y épocas negras de un país tan verde. Una  película ha logrado que el mundo, pero sobre todo que los guatemaltecos caigamos en cuenta  que somos un gran país, lleno de gente valiosa y fuerte que busca superar las heridas de su  pasado de la mejor manera que existe después de la Justicia: a través del arte, que sirve para  nutrir la memoria y educar a la población. 

Gracias a La Llorona y al equipo técnico, creativo y artístico detrás de esta majestuosa obra de  cine, los guatemaltecos hemos vuelto a soñar, comprendiendo que para llegar lejos no es  necesario deshacernos de nuestra historia, sino aferrarnos a ella con afán de superación. El  galardón puede significar mucho, claro. ¿Pero no es más valioso el despertar de un país con aires  de unidad, con ganas de escribir nuevos capítulos de nuestra Historia inspirados por el trabajo de  aquellos que se atreven a soñar? Para mí, sí. Mil veces y otra vez. 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Por Ricky López Bruni
La de las voces

Sin Filtros

noticia Redacción
Obra de Antoni Tàpies llega a Guatemala

El Museo Nacional de Arte Moderno ‘Carlos Mérida’ presentará ‘Tàpies de la colección Joan Barbarà’

noticia Ferdy Montepeque / elPeriódico
Comitancillo y la huida permanente por la pobreza

Un grupo de al menos 16 migrantes partió hacia EE. UU. el 13 de enero desde Comitancillo, San Marcos, municipio marcado por la desnutrición, pobreza y migración. Los familiares están resignados a no volver a ver a sus hijos, esposos y hermanos.



Más en esta sección

Usan dique para desviar lava que avanza hacia comunidad

otras-noticias

Hombre infectado de COVID-19 fue capturado junto a 57 personas en club nocturno

otras-noticias

Igor Stravinsky: Le Sacre du Printemps

otras-noticias

Publicidad