[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Adiós al osito Bimbo

opinion

Como ciudadanos nos toca exigir al Congreso que existan controles hacia los alimentos procesados.

Recientemente la legislación en México reguló la publicidad dirigida a niños en comida chatarra: “Los productos preenvasados que ostenten uno o más sellos de advertencia o la leyenda de edulcorantes, no deben incluir en la etiqueta personajes infantiles, animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas o mascotas…” La idea de esta modificación es acercar la información nutrimental de los productos a la población para que los consumidores puedan elegir el consumo de bebidas y alimentos con mayor conocimiento de su contenido. Asimismo, se busca evitar que estos productos sean tan atractivos para la población infantil.

Aquí estamos lejos de nuestros vecinos: “Hechos de frutas felices”, dice la publicidad de una empresa de bebidas industriales anunciada con frutas animadas.  

Recientes estudios científicos demuestran que una dieta basada en productos procesados tiene como consecuencia el alza de cáncer, obesidad y diabetes sobre todo en poblaciones rurales. Dado este dato científico, nuestro país vecino pasó a hacer las debidas regulaciones en la presentación de estos productos y en especial hacia la publicidad dirigida a niños. 

El Dr. Joaquin Barnoya ha investigado cómo el márquetin de las transnacionales de alimentos procesados va enfocado y dirigido para instalarse en el imaginario de los niños en Guatemala. En su investigación, Barnoya afirma que las estadísticas escolares en Guatemala indican que hay un alza en la obesidad infantil por la malnutrición e ingesta de comida chatarra. 

El Instituto Ambiental y de Recursos Naturales de la URL, informa que el 90 por ciento de nuestros ríos están contaminados. Gran parte de esta contaminación son los empaques de esta comida chatarra y alimentos procesados. 

Acaso no nos damos cuenta, pero todo lo que acontece a nuestro alrededor está interconectado: la pandemia, la crisis alimentaria, la crisis ambiental, el saqueo de los recursos naturales, enfermedades producidas por un medioambiente degradado y hábitos de consumo degenerativos. Todo es producto de una manera de estar y de producir que no respeta a nuestra “casa común”: el planeta. Como ciudadanos nos toca exigir al Congreso que existan controles hacia los alimentos procesados. 

Dice Vandana Shiva: “En las últimas décadas hemos tenido esa especie de ilusión de que los químicos y las corporaciones son las que alimentan al mundo, pero lo que realmente alimenta el mundo es la tierra, el sol, el agua, la fotosíntesis, los insectos que polinizan los cultivos, los microorganismos que producen nutrientes… En segundo lugar, somos las mujeres las que nutrimos ese mundo. Eso es la comida real, porque lo que llamamos comida y compramos en los supermercados es realmente un producto vacío nutricionalmente, tóxico, no es comida, y no está alimentando al mundo. Somos una familia de la tierra en un planeta, saludable en nuestra diversidad e interconexión. La salud del planeta y nuestra salud no es separable”. Cuidar nuestro cuerpo es cuidar nuestro planeta. Cuidar al planeta es cuidar nuestro templo sagrado corporal. 

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lorena Álvarez
Se inicia el proceso de evaluación del jefe de la SAT
noticia Redacción Cultura
Cinco tesoros coloniales que Guatemala restaurará

Provienen de iglesias y centros culturales. Volverán a sus sedes en 2022.

noticia Geldi Muñoz Palala/elPeriódico
Semana Santa deja Q1.5 millardos por turismo

Inguat contratará servicio para monitorear movimientos turísticos y puntos de mayor visita.



Más en esta sección

Usan dique para desviar lava que avanza hacia comunidad

otras-noticias

Hombre infectado de COVID-19 fue capturado junto a 57 personas en club nocturno

otras-noticias

Igor Stravinsky: Le Sacre du Printemps

otras-noticias

Publicidad