[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Una famosa frase, pero al revés

opinion

 ‘“Nunca tan pocos, debieron tanto a tantos” (¿y cumplieron los abogados?)’

La frase con la que me permito hacer variaciones para escribir esta columna, es la que acuñó Winston Churchill al referirse al coraje de los pilotos de la Real Fuerza Aérea durante la llamada “Batalla de Gran Bretaña (“Nunca tantos, debieron tanto a tan pocos”).

Hoy, viernes 26 de febrero de 2021, ¿podrán los millones de guatemaltecos decir que tan pocos cumplieron su labor, si los abogados respondemos al clamor popular de realizar la mejor elección posible de magistrados titular y suplente de la Corte de Constitucionalidad (CC)?

Para que esto ocurra, al menos entre un 60 por ciento a un 70 por ciento de los más de 30 mil miembros activos del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala debería presentarse a votar. 

En las últimas dos elecciones, la participación no ha pasado del 30 por ciento. Dicho de otra forma, el gremio al que pertenezco pareciera ser bastante indiferente. El “abstencionismo forense” en los eventos electorales es simplemente pavoroso.

Ayer, el candidato a magistrado titular de la CC, Eduardo Mayora Alvarado, publicó en ‘Prensa Libre’ su columna semanal titulada “Ser ciudadano en serio”, en la cual presenta una argumentación, en mi opinión, impecable, del por qué un ciudadano en serio sabe privilegiar el interés general en el largo plazo, por encima de intereses personales de coyuntura.

Dicho de otra forma, un “abogado en serio” debería saber lo que está en juego hoy, y presentarse a votar pensando en el interés nacional y no en intereses de grupo.

Solo elegimos a un magistrado titular y a un suplente.  Pero esas dos personas pueden hacer la gran diferencia si elegimos juristas dispuestos a servir y no servirse. A ejercer la función de tutela constitucional (para mi, “cuasi-sacra”) de cara a los justiciables, y sin miedo a la impopularidad. Preparados profesional y axiológicamente para demostrar sus razonamientos en sus sentencias.

Los abogados debemos romper con ese esquema que se ha impuesto en las últimas elecciones: la omisión como factor determinante de la decisión. 

No entiendo como se pueda creer que no es asunto nuestro dedicar tiempo a velar por el Estado de Derecho. Hoy, nos jugamos la suerte de dicho Estado en uno de cinco actos en una obra que ha de terminar en marzo. Se abre el telón del Colegio de Abogados y Notarios y seremos abucheados en caso de una mala actuación. El abstencionismo sería el actor más abucheado.

Yo ya tengo candidato a magistrado titular y candidata a magistrada suplente por quien iré a votar indubitablemente. Felizmente no iré a anular mi voto, como en más de alguna elección gremial anterior.

Estoy de acuerdo con Eduardo Mayora Alvarado.

En casi todo lo que dice en su columna. En lo único que no estoy de acuerdo es cuando entiende que es un sacrificio ir a votar. No Eduardo, hoy más que nunca es nuestra harta obligación. Ahí nos vemos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
España-Polonia, un duelo con mucha presión

España y Polonia chocan el sábado en su segundo partido de la Eurocopa (19h00 GMT), obligadas a reaccionar y borrar con una victoria las dudas sembradas en sus respectivos arranques ante Suecia y Eslovaquia.

 

noticia Luis Fernando Cáceres
Dieciocho

¿Qué implica entonces ser un adulto?

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
AGJI rechaza intimidación contra jueza que suspendió la elección del CANG

Piden a CSJ garantizar un ambiente libre de presiones e intimidación para la jueza.



Más en esta sección

El Secretario General del MP se queda pese a señalamientos

otras-noticias

En imágenes | Así se vivió la manifestación en la Plaza

otras-noticias

Pintan y pegan carteles en MP de Petén en rechazo a destitución de Sandoval

otras-noticias

Publicidad